Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario

Errores frecuentes sobre el suicidio

  1. Los que hablan sobre suicidio no lo llevan a cabo.

    Realidad: 8 de cada 10 personas que se han suicidado, habían avisado claramente sus intenciones.
  2. Preguntarle a una persona sobre sus ideas de suicidio, especialmente si está deprimida, puede animarle a intentarlo.

    Realidad: Al contrario, hablar del suicidio con alguien reduce el riesgo de que pueda intentarlo. Se le debe pedir que hable abiertamente sobre sus pensamientos. Muchas personas se sienten más aliviadas al poder expresar sus ideas sobre el suicidio. El sentir que pueden hablar con alguien del tema les puede ayudar.
  3. Alguien que ha intentado suicidarse, no lo hará de nuevo.

    Realidad: Las personas que han intentado en el pasado suicidarse, son las de mayor riesgo para futuros intentos. El principal predictor del suicidio consumado son los intentos anteriores, de hecho, la tasa de suicidio es 40 veces mayor para aquellos que ya lo habían intentado.
  4. Todos los que cometen suicidio están deprimidos.

    Realidad: la depresión es uno de los trastornos mentales más frecuentemente asociados con el suicidio, pero no es exclusivo, hay otras alteraciones mentales que influyen mucho en la posible conducta suicida de una persona.
  5. El suicidio es mucho más frecuente entre los ricos o, al contrario, es casi exclusivo de los pobres.

    Realidad: la probabilidad de suicidarse no depende del nivel económico.
  6. El suicidio se hereda o está en la familia.

    Realidad: Se puede heredar una predisposición a la depresión, pero no la idea suicida como tal.
  7. El suicidio ocurre sin previo aviso.

    Realidad: Hay muy pocos casos en los cuales no haya ningún aviso.
  8. La mejoría después de la crisis suicida significa que el riesgo de suicidio se ha superado.

    Realidad: Son muchos los suicidios cometidos en los 3 meses posteriores a una aparente mejoría, momento en el cual la persona tiene la suficiente energía como para poner sus ideas y sentimientos en práctica (especialmente en personas con depresión). La señal es que la tranquilidad de la persona no coincide con una solución del problema o un acontecimiento positivo. Hay que estar alerta con esas "recuperaciones espontáneas".
  9. Es fácil adivinar el motivo del suicidio

    Realidad: La verdad es que es muy difícil entender por qué una persona decide suicidarse.
  10. El suicidio es un acto de cobardía o de valentía.

    Realidad: no se puede reducir el suicidio a una característica de la personalidad cuando detrás hay una persona que sufre y no encuentra otra salida.
  11. Pensar en el suicidio es algo raro.

    Realidad: Los estudios sugieren que entre un 40% y un 80% de la población piensa alguna vez en el suicidio. Esto significa que muchas personas lo han pensado al menos una vez en la vida. Otra cosa es cuando la idea empieza a ser cada vez más frecuente e intensa.
  12. Las personas que realizan intentos con medios de baja letalidad, no están pensando seriamente en matarse.

    Realidad: Algunas personas no están bien informadas sobre el peligro del método que van a usar, como puede ser la utilización de pastillas. El método utilizado no siempre está en relación con la intención de fondo.
  13. El alcohol y las drogas no influyen en el suicidio.

    Realidad: Está comprobada la relación del suicidio con el alcohol u otras drogas. Tanto el alcohol como otras drogas aumentan la impulsividad.

Material aportado por varios centros para la prevención de la conducta suicida como la guía canadiense, australiana y estadunidense. www.iasp.info