Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario

Vacunaciones

Vacunas utilizadas

Fuente: Programa de vacunaciones. Fecha de última revisión: abril 2018

DTPa-dTpa

Esta vacuna protege frente a la difteria, el tétanos y la tosferina. En Murcia se administra intramuscularmente y conjuntamente con la de Haemophilus influenzae tipo b, la de la poliomielitis inactivada y la hepatitis B a los 2, 4, y 11 meses de edad en forma de vacuna hexavalente, a los 6 años de edad en forma de vacuna de contenido reducido de difteria, tétanos y tos ferina. A los 14 años de edad se administra 1 dosis de la vacuna con carga reducida antigénica de difteria y tétanos.

En ocasiones, tras la administración, el niño estará inquieto, decaído o irritable durante las 48 horas posteriores. Otras veces tendrá fiebre durante ese mismo periodo o le aparecerá un bultito en el lugar de la inyección que suele durar algunas semanas y desaparece espontáneamente.

En caso de presentar alguna de estas reacciones su pediatra puede prescribir algún antitérmico - analgésico. Incluso, si presenta estas reacciones tras la administración de la primera dosis, puede recibir analgésicos - antitérmicos profilácticos, esto es, unas horas antes de recibir la siguiente dosis.

En muy infrecuentes ocasiones esta vacuna provoca fiebre muy alta, convulsiones, llanto inconsolable o episodios de decaimiento. En estos casos, su pediatra valorará la conveniencia de suprimir de las siguientes dosis la vacuna de la tosferina.

En enero de 2015, la Región de Murcia comenzará a vacunar a embarazadas debido al repunte de la tosferina en lactantes pequeñitos en los últimos meses.

Información adicional

Poliomielitis

Esta vacuna protege frente a la poliomielitis y se administra por vía intramuscular a los 2, 4 y 11 meses en forma de vacuna hexavalente.

En ocasiones, tras ser administrada, pueden aparecer reacciones locales y transitorias en el lugar de punción; tales como: enrojecimiento, hinchazón y dolor. También, aunque poco frecuente, puede aparecer fiebre (38ºC) como reacción general.

Los adultos no necesitan, generalmente, recibir esta vacuna, a no ser que se desplacen a zonas endémicas.

Información adicional

Vacunas antimeningocócicas

Esta vacuna protege de las meningitis y sepsis causadas por el meningococo del serogrupo C y por el del grupo B.

La primera se administra a los 4 y 12 meses, con un recuerdo a los 11 años. La vacuna frente al meningococo B solo se administra a los niños y adultos que pertenecen a grupos de riesgo.

La vacuna frente a meningococo C causa efectos muy poco frecuentemente y consisten en dolor e hinchazón en el punto de la inyección. La vacuna frente a meningococo B causa fiebre en la mayoría de los lactantes vacunados.

Los adultos y niños sin vacunar recibirán estas vacunas en caso de haber mantenido un contacto estrecho y prolongado con personas que padezcan la enfermedad.

Información adicional

Vacuna frente a la varicela

Esta vacuna se administra a los 15 meses y 4 años para aquellos niños nacidos a partir del 1 de Enero de 2015. A los 11 años se administrarán dos dosis (con al menos 4 semanas de separación) a aquellos que o bien no hayan padecido la enfermedad o bien no hayan recibido esta vacuna previamente. El objeto es evitar que los preadolescentes lleguen a la edad adulta siendo susceptibles al padecimiento de la enfermedad, donde existen más posibilidades de sufrir complicaciones graves.

Información adicional

Hepatitis B

La vacuna frente a la hepatitis B protege de la inflamación del hígado causada por este virus.

Se administra por vía intramuscular a los 2, 4 y 11 meses de vida. En el caso de que la madre fuera portadora del virus de la Hepatitis B se administraría junto con una inmunoglobulina nada más nacer.

Prácticamente carece de efectos secundarios.

Los adultos que se encuentren en situaciones de riesgo deberán recibir la vacuna (3 dosis)

Información adicional

Vacuna triple vírica

Esta vacuna protege del sarampión, de la rubeola y de la parotiditis.

Se administra por vía intramuscular o subcutánea a los 12 meses de vida y una segunda dosis a los 4 años.

Puede provocar fiebre en el 5-15% de los vacunados y erupciones en la piel en el 5%. En ambos casos entre los 6-12 días después de la vacunación. También puede producir hinchazón de las glándulas parótidas y submaxilares a los 10-14 días en el 1% de los vacunados e inflamación transitoria de las articulaciones cuando se vacunan mujeres adultas.

Los adultos que no hayan padecido alguna de las tres enfermedades deberán recibir esta vacuna (1 dosis). En el caso de las mujeres, está contraindicada durante el embarazo y hay que esperar 4 semanas desde la administración para quedar embarazada.

Información adicional

Vacuna antigripal

Protege frente a la gripe y sus complicaciones. Se administra por vía intramuscular a las personas de mayor riesgo: adultos con 60 o más años y mayores de 6 meses con enfermedades crónicas que favorezcan la aparición de complicaciones asociadas al padecimiento de la enfermedad.

Se administra todos los años (entre los meses de septiembre-noviembre) porque la protección es de corta duración y porque todos los años cambia la composición de los virus de la gripe que circulan en una comunidad, lo que hace que la vacuna de la temporada anterior no sea útil para campañas venideras.

Los efectos secundarios suelen aparecer tras recibir por vez primera la vacuna y consisten en fiebre no alta y malestar general.

Información adicional

Vacunas antineumocócicas

Protege frente a las meningitis e infecciones sanguíneas causadas por los 13 tipos del neumococo incluidos en la vacuna. La vacuna se administra sistemáticamente a todos los niños a los 2, 4 y 11 meses, y al resto de la población si pertenece a grupos de riesgo.

Existe una vacuna polisacárida que contiene 23 serotipos que protege en gran medida frente a las meningitis e infecciones sanguíneas producidas por 23 tipos del neumococo y en menor medida frente a las pulmonías causadas por aquel. Se administra por vía intramuscular o subcutánea a las personas con mayor riesgo de padecer la enfermedad: adultos con 60 o más años y personas de 2 o más años con enfermedades crónicas que predisponen al padecimiento de una enfermedad causada por esta bacteria.

A los adultos de 60 años se administrarán 2 dosis: la 1ª dosis a los 60 años y la 2ª dosis, de recuerdo, a los 65 años. Sin embargo, si la vacunación se realiza a mayores de 65 años con una dosis es suficiente y no precisan de revacunaciones. Para los de 2 o más años, se puede administrar una segunda dosis transcurridos de 3 a 5 años de la primera.

Información adicional

Vacuna frente al rotavirus

La infección por rotavirus es una de las causas más frecuentes de gastroenteritis agudas, especialmente en periodos invernales y en menores de 5 años. Es una causa importante de muerte en países de baja renta en menores de 2 años, aunque las muertes son excepcionales en países desarrollados debido al diagnóstico precoz y a las terapias de rehidratación oral (sueros por vía oral). Se transmite por vía feco-oral. Existen varios serotipos de rotavirus aunque los más comúnmente aislados son el G1(P8) y el G9(P8).

Se dispone de dos vacunas vivas: una monovalente procedente de una cepa humana atenuada que se administra en pauta de dos dosis antes de las 24 semanas de edad y otra pentavalente obtenidas por reagrupación de genes bovinos-humanos en pauta de tres dosis antes de las 32 semanas de edad.

Información adicional

Vacuna frente al virus del papiloma humano

La infección por el virus del papiloma humano es una de las enfermedades de transmisión sexual más frecuentes. Existen más de 90 genotipos de papilomavirus que se dividen en virus de alto y de bajo riesgo. Los de alto riesgo son los responsables de displasias leves, moderadas y graves del epitelio genital y son causa necesaria, pero no suficiente, de los cánceres de cuello uterino, de vagina, de vulva y de algunos cánceres de ano y pene. Los de bajo riesgo lo son de las verrugas genitales y de displasias leves del epitelio genital. La inmensa mayoría de las infecciones por el virus son asintomáticas y desaparecen espontáneamente en unos pocos meses, por lo que en muy escasas ocasiones causan las lesiones descritas anteriormente. De alguna manera el cáncer genital es una complicación muy infrecuente de una infección bastante frecuente.

Existen dos vacunas constituidas por la proteína de la capsula del virus, que se obtiene por técnicas recombinantes similares a la vacuna de la hepatitis B. Al no estar constituidas por virus, las vacunas no son infecciosas. Una de las vacunas contiene dos tipos de alto riesgo, 16 y 18, responsables del 70% aproximadamente de los cánceres de cuello, vulva y vagina, en países de nuestro entorno, y otra que contiene estos dos tipos más los tipos 6 y 11, responsables entre los cuatro de más del 90% de las verrugas genitales. Recientemente esta última vacuna también se comercializa con la incorporación de otros 5 tipos (31, 33, 45, 52 y 58).

Las vacunas se administran en régimen de dos o tres dosis (según la edad de administración) y son preventivas Son preventivas por lo que su mayor eficiencia se obtendría administrándolas durante la etapa escolar y antes del inicio de relaciones sexuales. No son de utilidad para la infección previamente adquirida ni para las lesiones de la mucosa genital ya preexistentes, es decir no son terapéuticas. Su utilización masiva en los programas de salud escolar no evitará que se supriman los programas de citología periódica en mujeres adultas, entre otros motivos porque las vacunas no cubren todos los tipos de alto riesgo

Desde su comercialización en 2006, se han administrado más de 270 millones de dosis hasta 2017. Las recientes revisiones (Prescrire, 2014; Gobierno de Australia, 2015; Gobierno del Reino Unido, 2012; Angelo, 2014; Scheller, 2015; Vichnin, 2015) confirman el excelente perfil de seguridad de ambas vacunas.Los efectos adversos de ambas vacunas son de tipo local y general como cefaleas. En ocasiones se observan desmayos relacionados con el propio acto vacunal. Un grupo de científicos convocado por la Agencia Europea del Medicamento no ha encontrado relación causal entre las vacunas y el Síndrome del dolor regional complejo o el Síndrome de la taquicardia postural ortostática.

Información adicional

Vacuna frente a la hepatitis A

La vacuna se administra en pauta de 2 dosis, a los 0 y 6-12 meses en caso de brotes y en menores de 10 años que regresan a sus países de origen siempre que sean endémicos para la infección. También se administra sistemáticamente a los niños de un año de padres marroquíes.

Información adicional