Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario

Guía de prevención de atención temprana. Orientaciones para padres. Niños de 0 a 3 años

Etapa de 12 a 18 meses

Desarrollo normal: adquisiciones

  • El niño consigue andar y ejercitar el equilibrio: trepar, correr, sortear obstáculos, subir escaleras como puede. Es una fuente de actividad.
  • Es más hábil con sus manos: tapaderas, torres, páginas...
  • Da a los objetos familiares un uso correcto: lápiz para garabatear, cuchara para comer.
  • Emite sonidos que tienen ya significado de palabra (guau = perro).
  • Al no disponer de la palabra adecuada, se dirige al sitio para encontrar el objeto deseado.
  • Le cuesta mucho adaptarse a los cambios bruscos de situaciones.

Principales necesidades psicosociales

  • Necesita la referencia de una persona conocida aunque tiene cierta autonomía en su actividad de juego.
  • Necesita que el adulto le permita y le acompañe en su cruzada de exploración
  • Los cambios deben ser graduales y moderados; Hay que evitar cambios bruscos. No hay que olvidar que necesita protección, no sobreprotección.

Respuesta a algunos interrogantes

  • Mi hijo es demasiado nervioso, porque no para de moverse un minuto. ¿Es normal?
    • Es lo normal por la etapa de explosión motriz y de exploración en la que se encuentra
  • ¿Son exageradas o necesarias tantas medidas de seguridad como nos muestra la publicidad?
    • Todo lo que entrañe un peligro en casa como enchufes, productos tóxicos, medicamentos, cierres o ventanas, debe ser seguro y controlado, aunque el niño debe disponer de un espacio seguro para jugar libremente.
  • Mi hijo no habla, ¿hay un retraso?
    • Igual que en la etapa de entre 9 y 12 meses permanece más receptivo que expresivo (comprende más que habla).
  • ¿Le vendría bien la guardería?
    • No sería el momento más adecuado por sus reacciones exageradas ante los extraños y los cambios. Si es una necesidad, procure hacerlo de manera progresiva y paulatina.
  • Mi hijo duerme menos ¿Es suficiente?
    • A esta edad el niño reduce sus horas de sueño nocturno y suele hacer sólo una siesta después de comer.

Algunos signos de alerta

  • No caminar de forma autónoma al fin de la etapa.
  • No comprender situaciones cotidianas o palabras familiares.
  • Se muestra ausente, desinteresado o muy preocupado por cosas accesorias (manías).
  • Se producen parones o retrasos en su evolución de manera que cosas o actividades que venía haciendo hasta ahora desaparecen o se distorsionan.

Recuerde: consulte los signos de alerta con su pediatra.

Recuerde: consulte el calendario de vacunaciones.

Estimulación: atender las necesidades del niño

  • Juguetes de empujar y tirar son útiles para practicar sus habilidades motoras.
  • No limite el entorno de su hijo al domicilio; amplíe espacios a jardines o parques donde practique sus habilidades recién adquiridas, permitiendo su espontaneidad pero con vigilancia adecuada.
  • Utilice un lenguaje sencillo, pero no imite las palabras mal dichas de su hijo.
  • Es importante que el adulto responda a los intentos de comunicación del niño.
  • Proponga a su hijo juegos sencillos de imitación; refuerce sus respuestas.

Indice de la guía