Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
FB Twitter
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el 15/10/2008. Categorías: Salud Infantil, Salud Mental . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Opciones terapeúticas al tratamiento con anfetaminas en el trastorno con déficit de atención por hiperactividad (TDHA) La pregunta original del usuario era "Niño diagnosticado de TDHA y tratado con derivados anfetamínicos incluidos los de liberación prolongada. Ha mejorado poco y además presenta efectos secundarios tipo hiporexia, pérdida de peso, diarrea. ¿Cúales son las opciones terapéuticas que podemos seguir?"

Se han encontrado varias Guías de Práctica Clínica (GPC) que indican opciones terapeúticas a seguir con niños y/o adolescentes diagnosticados con déficit de atención con hiperactividad (TDAH):

Una GPC (1) para el uso del Metilfenidato, atomoxetina y dexamfetamina en niños y adolescentes con TDAH recomienda estos fármacos. A la hora de decidir sobre cual de ellos utilizar se debe tener en cuenta factores importantes: dificultades en la administración de la dosis durante el día (por asistencia a la escuela); comorbilidad; preferencias de pacientes y cuidadores y efectos adversos. Señala entre los del metilfenidato: insomnio, nerviosismo, dolor de cabeza, disminución apetito, dolor abdominal y otros síntomas gastrointestinales, y efectos cardiovasculares-taquicardia, palpitaciones y aumento de la presión arterial. Los efectos adversos de la dexamfetamina son similares a los anteriores; y entre los de la dexamfetamina incluyen dolor abdominal, disminución apetito, náusea y vómitos al despertarse, irritabilidad y cambios de humor. También se observaron aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial en algunos ensayos clínicos.

Otra GPC (2) señala las pautas de tratamiento psicofarmacológico para niños muy jóvenes con TDAH. Indica que en la etapa 1 de la enfermedad, el metilfenidato es el tratamiento mas eficaz y generalmente mas tolerado. Encontrando que la dosis diaria óptima es de 7.5 a 30 mg/día, divididos en tres tomas. Si el metilfenidato es eficaz, entonces el algoritmo recomienda suspender el tratamiento después de 6 meses para valorar de nuevo la psicopatología. En la etapa 2, si ha fallado el tratamiento con metilfenidato, cambiar a una formulación de anfetamina (d-anfetamina o sales mezcladas de anfetamina), aunque estas comúnmente se utilizan menos en el tratamiento de preescolares que el metilfenidato. Señala la GPC que en ausencia de datos de dosificación de las anfetaminas en preescolares, hay que tener en cuenta que las anfetaminas son dos veces más potentes que el metilfenidato. En la etapa 3: cuando los estimulantes son ineficaces o tienen efectos nocivos inaceptables, se pueden considerar otras medicaciones, después de valorar nuevamente la necesidad de intervención psicofarmacológica. Dos de los fármacos que se utilizan comúnmente en esta etapa son los alpha-agonistas y la atomoxetina (recomendado en niños mas mayores). Este potencialmente no tiene problemas de abuso y no produce insomnio o anorexia comparado con los estimulantes. No hay que olvidar que, en sobredosislos alpha-agonistas, pueden dar lugar a sedación, hipotensión y muerte, por lo que el hecho de que una familia no sea capaz de administrar y almacenar la medicación con seguridad puede ser una contraindicación a usar esta medicación.

Una tercera GPC (3) para el tratamiento de niños y adolescentes con TDAH indica que se debe tener en cuenta que este trastorno es crónico y el tratamiento puede consistir en terapia psicofarmacológica y/o de comportamiento. Se deben considerar las preferencias y preocupaciones de la familia. Este plan debe incluir la psicoeducación de los padres y del niño y sus diversas opciones de tratamiento (medicación y terapia de comportamiento), el ajuste mas apropiado con las ayudas comunitarias y recursos de la escuela. El tratamiento debe ser repasado regularmente y ser modificado si no responden los síntomas del paciente.

También hemos encontrado otra GPC (4) que diferencia entre el tratamiento farmacológico y el no farmacológico. En el primero señala los estimulantes como tratamiento de primera línea. Si estos fallan o tienen efectos secundarios inaceptables entonces el atomoxetina es la opción secundaria. Se pueden usar otros fármacos, solos o combinados, dependiendo del tipo de TDAH o si hay comorbilidad (ejemplo: alfa-agonistas (clonidina, guanfacina) con hiperactividad o impulsividad; bupropion (a partir de 8 años) con depresión; risperidona con agresividad). Señala que los antidepresivos tricíclicos raramente se pueden utilizar para tratar el TDAH. Con respecto a los tratamientos no farmacológicos, recomienda las intervenciones parentales: educación y apoyo, entrenamiento de los padres, terapia familiar, intervenciones sobre el comportamiento (para establecer rutinas y límites claros; refuerzos positivos. Intervenciones en la escuela para evaluar índice de inteligencia y eliminar desórdenes de aprendizaje con educación especial y poyo individual. La GPC también hace hincapié en áreas polémicas de intervención, como pueden ser la creencia de que la modificación dietética pueda modificar el TDAH (los estudios han demostrado que la dieta de Feingold y la modificación del consumo de azúcar no tienen ningún efecto). También hace consideraciones de los casos especiales, como pacientes con edades muy tempranas (3-5 años), adolescentes, pacientes autistas, síndrome de alcoholismo fetal o hijos de padres consumidores de alcohol u otras sustancias tóxicas.

Una revisión literaria (5) sobre el uso de las medicaciones estimulantes (metilfenidate-MPH, dextroamfetamina-DEX, anfetamina-AMP y pemolina-PEM) en el tratamiento de niños, adolescentes y adultos incluye entre las indicaciones de estos el TDAH y el TDAH en comorbilidad con el desorden de conducta. Recomienda ser exhausto en la evaluación psiquiátrica y médica previa, con información tanto del paciente, como de padres o de otras personas significativas (al menos dos fuentes adultas: hogar y escuela), asimismo se debe recabar información sobre tratamientos anteriores. Todos los niños deben tener un examen físico rutinario previo al tratamiento con estimulantes: presión arterial, pulso, altura y peso. En cuanto a la selección del estimulante utilizado: los primeros pueden ser MPH, AMP o DEX, dependiendo de las preferencia del clínico y del paciente. Sin embargo, los efectos adversos sobre el apetito y el sueño son mayores con el AMP y DEX. El PEM no es recomendado porque, aunque es eficaz, puede conducir a fracaso hepático. Con respecto a la dosis recomendada de comienzo de cada estimulante, señalada como dosis mínima: 5mg para el MPH y 2.5 mg para el DEX/AMP, dados generalmente por la mañana (tras desayuno) y alrededor de las 12 del mediodía (tras almuerzo). Recomienda también usar un horario constante de ingestion. Si no se logra el control de los síntomas, se debe realizar un incremento semanalmente de 5-10 mg por dosis para el MPH o 2.5-5 para el DEX/AMP. El documento recomienda: revisiones frecuentes (fundamentalmente las primeras semanas para ajustes de dosis), evaluación de forma constante de la respuesta del tratamiento, los efectos secundarios relacionados con el tratamiento (determinados sistemáticamente preguntando a pacientes y padres insomnio, anorexia, disminución de peso, dolores de cabeza, retiro social, tics, y pérdida del peso).

Una GPC de la AAP (Academia Americana de Pediatría) (6) señala las recomendaciones a seguir para el tratamiento de los niños con TDAH. Refiere la GPC que la carencia de respuesta a un tratamiento es una indicación de que debe repasarse el diagnóstico y/o la evaluación del paciente para valorar una posible comorbilidad coexistente.

Finalmente, un documento de la Sociedad Pediátrica Canadiense (7) marca como uno de sus objetivos la discusión de la evidencia disponible sobre la eficacia de las terapias alternativas para niños con TDAH. Entre las intervenciones alternativas a la farmacológica señala: diversos tipos de dietas, "potenciadores del cerebro" (piracetam), productos de herbolario con efectos sedativos (manzanilla, valeriana, flor de la pasión, bálsamo de limón), antioxidantes (melatonin, pycnogenol), Terapia de la visión y tratamiento de Oculovestibular, homeopatía, estimulación auditiva (Tomatis Method of Sound Training), biofeedback, hipnosis, etc. El documento también incluye como intervención terapéutica alternativa la relación médico-paciente por la importancia de establecer y mantener una relación de confianza.

Referencias (7):

  1. Methylphenidate, atomoxetine and dexamfetamine for attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) in children and adolescents. National Institute for Health and Clinical excellence. Marzo 2006. [Texto Completo] [Consulta: 10/09/2010]
  2. Psychopharmacological treatment for very young children: contexts and guidelines. Gleason MM, Egger HL, Emslie GJ, Greenhill LL, Kowatch RA, Lieberman AF, Luby JL, Owens J, Scahill LD, Scheeringa MS, Stafford B, Wise B, Zeanah CH. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2007 Dec;46(12):1532-72. [Resumen] [Consulta: 10/09/2010]
  3. Practice parameter for the assessment and treatment of children and adolescents with attention-deficit/hyperactivity disorder. Pliszka S; AACAP Work Group on Quality Issues. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2007 Jul;46(7):894-921. [Resumen] [Consulta: 10/09/2010]
  4. University of Michigan Health System. Attention-deficit hyperactivity disorder. Ann Arbor (MI): University of Michigan Health System; 2005 Oct. 35 p. [Texto Completo] [Consulta: 10/09/2010]
  5. Practice parameter for the use of stimulant medications in the treatment of children, adolescents, and adults. Greenhill LL, Pliszka S, Dulcan MK, Bernet W, Arnold V, Beitchman J, Benson RS, Bukstein O, Kinlan J, McClellan J, Rue D, Shaw JA, Stock S; American Academy of Child and Adolescent Psychiatry. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry. 2002 Feb;41(2 Suppl):26S-49S. PMID: 11833633 [Texto Completo] [Consulta: 10/09/2010]
  6. AAP guideline on treatment of children with ADHD. American Academy of Pediatrics. Chatfield J; American Academy of Pediatrics. Am Fam Physician. 2002 Feb 15;65(4):726, 728. [Resumen] [Texto Completo] [Consulta: 10/09/2010]
  7. The use of alternative therapies in treating children with attention deficit hyperactivity disorder. Psychosocial Paediatrics Committee, Canadian Paediatric Society (CPS). Paediatrics & Child Health 2002; 7(10): 710-718. Reference No. PP 2002-03. [Texto Completo] [Consulta: 10/09/2010]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 1 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 5 referencias
  6. Sumario de evidencia: 0 referencia
  7. Revisión narrativa: 1 referencia
  8. Información para pacientes: 0 referencia

Más Información

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Opciones terapeúticas al tratamiento con anfetaminas en el trastorno con déficit de atención por hiperactividad (TDHA) Murciasalud, 2008. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid.php?op=mostrar_pregunta&id=10716&idsec=453

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )