Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Cuidados de Enfermería . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Cuidados post morten que se deben realizar en pacientes hospitalizados. La pregunta original del usuario era "Según la evidencia disponible ¿cuales son los cuidados post morten adecuados que se deben realizar en pacientes hospitalizados?"

Se han encontrado diversas Guías de Práctica Clínica (GPC), protocolos, Procedimiento Recomendado (PRBE) y Sumario de Evidencia (SE) que detallan las intervenciones para dar Cuidados Post Morten (CPM) a los pacientes fallecidos en el hospital, cuidados a los familiares de estos, apoyo al equipo sanitario y hacen consideraciones legales a tener en cuenta.

Una GPC(1) para el personal responsable tras el fallecimiento incluye recomendaciones para los cuidados antes, durante y después del fallecimiento. Incluye un diagrama detallado de los pasos a seguir en los cuidados del fallecido. Señala que entre los CPM se debe tener en cuenta: el respeto a la espiritualidad o cultura del fallecido y sus familiares /cuidadores; preparación del cuerpo antes de trasladarlo al depósito mortuorio o al tanatorio; ofrecer a los familiares/cuidadores participar en el proceso de los CPM; asegurar dignidad y privacidad; garantizar protección de la salud y la seguridad a todos los que participan directamente en el proceso; cuidar el deseo del fallecido de donar órganos y tejidos; entregar a los familiares las pertenencias del fallecido, etc.

Un protocolo(2) revisado en 2010 para los CPM detalla: los recursos necesarios, las precauciones, la información a la familia, la técnica sobre: anotaciones y registro y cuidados post-procedimiento. Recomendando finalmente: realizar el procedimiento y el traslado con la mayor discreción posible; si se hace entrega a la familia de objetos de valor pertenecientes al fallecido/a, procurar que esté presente otro miembro del equipo; si el fallecido/a no tuviese familia, guardar todas sus pertenencias en una bolsa perfectamente identificada y avisar y entregar al supervisor/a de unidad o de guardia o al encargado de celadores.

Un PRBE y SE(3) sobre los CPM y amortajamiento de un paciente fallecido señala y desarrolla varios parámetros a tener en cuenta:

  • Cuando ha cesado la respiración: anotar la hora y tapar la cama; informar al médico responsable, que examinará al paciente y certificará la muerte. (Nivel IV); dejar sólo una almohada, tender el cuerpo completamente y estirar las extremidades; cerrar los ojos del paciente; si es necesario, mantener los párpados cerrados con gasas húmedas; limpiar la boca y colocar las prótesis dentales y si no es posible recolocarlas, guardarlas en una bolsa de papel etiquetada; sujetar la mandíbula inferior con una toalla enrollada; retirar todas las joyas y entregar los objetos de valor a la enfermera al cargo; cubrir el cuerpo con una sábana; no se debe proseguir con el procedimiento hasta que el médico responsable haya examinado al paciente y los familiares lo hayan visitado si así lo desean; si los familiares desean ver al fallecido, retirar las gasas de los ojos y la toalla enrollada y arreglar el cuerpo.Una vez certificada la muerte: recoger el material utilizado; extraer los catéteres intravenosos, la aspiración gástrica, los catéteres permanentes, etc.; quitarle al paciente la ropa; lavarle si es necesario; quitar los drenajes de las heridas y cubrir firmemente con gasas y esparadrapo; cubrir la zona perianal con el empapador; la enfermera que lleve a cabo los cuidados post-mortem se responsabilizará de recoger las pertenencias del paciente; si los familiares desean que el fallecido los conserve, se les debe indicar que se los den al responsable funerario; limpiar la estancia del paciente una vez retirado el cuerpo de la habitación. Señala que, para muertes por causas naturales: no se debe lavar el cuerpo. Prepararlo según la legislación y las prácticas forenses aplicables. Tampoco retirar las sondas, gasas ni suturas, (Nivel IV), sólo desconectar y cerrar o sellar. Se deben seguir los procedimientos con dignidad y respeto. En conclusión, el amortajamiento se debe realizar de forma que demuestre cuidado y respeto por el fallecido y por sus familiares y amigos.
  • La 2ª parte de un procedimiento(4) tras el fallecimiento revisa la preparación del cuerpo de un paciente fallecido antes de trasladarlo al depósito mortuorio y los asuntos a considerar cuándo los parientes ven el cuerpo. La 1ª parte (5) del procedimiento explora las reacciones de dolor de los parientes y la importancia de proporcionar cuidados considerando que se debe tener en cuenta las diferencias de creencias y cultura. Esta 2ª parte recomienda: proporcionar una habitación privada con asientos; quitar los dispositivos médicos; reemplazar la ropa de cama; asegurarse que el entorno está limpio; garantizar que los otros pacientes cercanos reciben apoyo acerca de lo sucedido; etc. Con respecto a la preparación del cuerpo, recomienda: posición recta del cuerpo, considerando las creencias religiosas; los pacientes podrían ser lavados a no ser que lo prohíban sus creencias religiosas; considerar implicar a los parientes en lavar el paciente; peinar y rasurarlo; lavar boca, asegurar dentadura si la lleva puesta (algunas culturas prefieren quitarla) y cerrar la boca; cerrarle los ojos aplicando una ligera presión en los párpados durante unos minutos; asegurarse que cara y manos están expuestas; etc. Con respecto a la preparación de la familia: comunicar de forma delicada que podrán ver al difunto; asegurarse de que una enfermera los acompañará y estará a su disposición; preguntar si necesitan la presencia de un líder espiritual o celebrar alguna ceremonia; asegurar privacidad; proporcionar tiempo suficiente para que pasen los últimos momentos con el fallecido.

Una GPC(6) para los cuidados al final de la vida en la unidad de vigilancia intensiva (UVI) hace diversas consideraciones tras el fallecimiento: 1. Notificación de la muerte (se tendría que evitar eufemismos y utilizar lenguaje sencillo y empático). 2. Determinación de muerte cerebral. 3. Donación de órganos (Los profesionales de UVI son responsables de la integridad del proceso de donación del órgano en colaboración con la organización de distribución de órganos; y de las peticiones a las familias teniendo en cuenta los posibles deseos verbalizados por el paciente). 4. Servicios de duelo y apoyo (servicios esenciales al ofrecer cuidados paliativos de calidad, tanto para la familia como para el profesional sanitario; apoyo ante el inminente fallecimiento, lo que incluiría: CPM, planes para el funeral, decisión acerca de posible autopsia, etc. Tras el fallecimiento de un paciente, es beneficioso para los familiares: darles información sobre recursos educativos y espirituales, grupos de apoyo, e información para el contacto con profesionales de salud mental especialistas en duelos. Se debe tener en cuenta que estas necesidades también las tienen, de forma parecida, los profesionales de salud y puede influir sobre la calidad de los cuidados. 5. Necesidades del equipo interdisciplinario: que también requiere sistemas de soporte y recursos para manejar la aflicción moral, el burnout, y el desorden de estrés postraumático

Otra GPC(7) para dar cuidados paliativos de calida recomienda ofrecer los CPM de forma muy respetuosa. Estos se evaluarán y se tendrán en cuenta las prácticas culturales y religiosas particulares del fallecido y la familia. El respeto a esas prácticas debe estar en concordancia tanto con la práctica de la organización como con las normativas locales. Una vez que el plan de duelo tras fallecimiento está activado, se asignará un miembro del equipo interdisciplinar para ayudar en temas como prácticas religiosas, arreglos de funeral, y planificación del entierro.

Referencias (7):

  1. Guidance for staff responsible for care after death. Developed by the National End of Life Care Programme and National Nurse Consultant Group (Palliative Care). Royal College of Nursing. Independent Nurse 2011 Apr 18: 42 [http://www.endoflifecareforadults.nhs.uk/assets/downloads/Care_After_Death___guidance.pdf] [Consulta: 15/05/2012]
  2. Cuidados Post-Mortem. Comisión de Cuidados del Área de Salud de Badajoz. Consejería de Sanidad y Dependencia de la Junta de Extremadura. Febrero de 2010. V. 1. 1 www.areasaludbadajoz.com [http://www.areasaludbadajoz.com/datos/atencion_hospitalaria/WEB-%20Cuidados%20post-mortem%20V.1.1.pdf] [Consulta: 15/05/2012]
  3. Cuidados post-mortem/amortajamiento de un paciente fallecido. Procedimiento recomendado. Instituto Joanna Briggs. 19/01/2012
  4. Hills M, Albarran JW. After death 2: Exploring the procedures for laying out and preparing the body for viewing. Nurs Times. 2010 Jul 20-26;106(28):22-4. [http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=20715650] [Consulta: 15/05/2012]
  5. Hills M, Albarran JW. After death 1: caring for bereaved relatives and being aware of cultural differences. Nurs Times. 2010 Jul 13-19;106(27):19-20. [http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20712211] [Consulta: 15/05/2012]
  6. Truog RD, Campbell ML, Curtis JR, Haas CE, Luce JM, Rubenfeld GD, Rushton CH, Kaufman DC, American Academy of Critical Care Medicine. Recommendations for end-of-life care in the intensive care unit: a consensus statement by the American College of Critical Care Medicine. Crit Care Med 2008 Mar;36(3):953-63. [DOI 10.1097/CCM.0B013E3181659096] [Consulta: 15/05/2012]
  7. National Consensus Project for Quality Palliative Care. Clinical practice guidelines for quality palliative care. 2nd ed. Pittsburgh (PA): National Consensus Project for Quality Palliative Care; 2009. 80 p.

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 1 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 3 referencias
  6. Sumario de evidencia: 1 referencia
  7. Revisión narrativa: 2 referencias
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Capítulo de libro: 0 referencia

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Cuidados post morten que se deben realizar en pacientes hospitalizados. Murciasalud, 2012. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/19030

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )