Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Salud de la mujer . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Las úlceras genitales por virus del herpes tipo 2 en una niña ¿están siempre causadas por una transmisión sexual?

Los sumarios de evidencia(1,2) y las guías de práctica clínica revisadas(3,4) consideran que el mecanismo habitual de transmisión de las úlceras genitales producidas por el virus del herpes tipo 2 (VH-2) es la sexual; teniendo también en cuenta la posibilidad de transmisión vertical de la infección, en recién nacidos de una gestante infectada(5).

Las series de casos de herpes genital diagnosticados en la infancia,(6,7) no confirman la transmisión sexual en todos los pacientes; aunque la presencia aislada de úlceras genitales, una edad mayor de 5 años  y que  la lesión esté causada por VH-2, se asocia con mayor frecuencia con una situación de abuso sexual.

En los sumarios de evidencia(1,2) se resume que la transmisión de la infección primaria del virus del herpes se produce por contacto cercano con la piel o las secreciones genitales de una persona infectada, en un momento en que hay replicación viral y que el virus entra a través de las mucosas o por la piel. La infección por virus del herpes causa típicamente racimos bilaterales de pápulas y vesículas eritematosas en los genitales externos, alrededor de 4-7 días después de la exposición. Posteriormente el virus se desplaza de la piel al ganglio de la raíz dorsal sensorial y establece episodios recurrentes como resultado de la reactivación del virus .

De las dos publicaciones ya referenciadas, que indagan sobre la probabilidad de transmisión sexual del herpes genital en los niños(6,7):

  • Una es una revisión narrativa amplia, publicada en 2007(6), en la que se analizaron las series de casos comunicadas hasta ese momento.
    • En la introducción se afirma que las guía publicadas sobre el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en niños en el Reino Unido subrayan que el abuso sexual es un modo "probable" de transmisión del herpes genital por VH-2, es decir, con un riesgo intermedio de abuso  entre el "posible" y el "altamente" probable.
    • La revisión indentificó 5 series, con un total de 247 niños con presencia de lesiones por herpes genital.
    • En poco más de la mitad de los casos notificados de herpes genital en niños, había evidencia sugestiva de una transmisión sexual, pero la calidad de las pruebas realizadas del posible abuso sexual era demasiado débil, para permitir una estimación fiable de la probabilidad real de este tipo de transmisión.
    • La transmisión sexual se comunicó y se asoció, más comúnmente, en niños mayores (mayores de 5 años), en niños con presencia solamente de lesiones genitales  y cuando se aisló el VH-2.
    • En la discusión se comenta que,
      • cuando se producen lesiones orales y genitales, especialmente si se trata de niños muy pequeños, sería posible pensar  como mecanismos de transmisión en la auto inoculación, o en el contagio por el cuidado íntimo del niño, como por ejemplo, el cambio de pañal por un adulto infectado.
      • cualquier caso de herpes genital en la infancia debería  llevar a  una investigación multidisciplinaria contando con una agencia de protección infantil.
      • los resultados no pueden considerarse generalizables, al tratarse de series pequeñas y con un nivel de estudio clínico y del contexto familiar y social muy heterogéneo y con importantes lagunas en el estudio virológico y de la presencia de otras ETS.  Es posible que haya habido sesgo de publicación en favor de los estudios que informan de una asociación entre el herpes genital de la niñez y el abuso sexual.
    • Los autores concluyeron que, los profesionales sanitarios que atienden estas situaciones, deben ser conscientes de la debilidad y baja calidad de la evidencia existente sobre la probabilidad de transmisión sexual del herpes genital en niños pre púberes. Afirma igualmente que sería necesario un estudio amplio, actualizado, con base poblacional y con una metodología  uniforme y adecuada para poder establecer conclusiones firmes.
  • La otra es una recopilación de todos los casos registrados en Reino Unido de herpes genital en niños menores de 11 años, de abril de 2007 hasta abril de 2009(7).
    • Se notificaron un total de 23 casos. La incidencia de herpes genital confirmada fue de 0,091 por 100.000 niños por año.
    • De los 16 casos confirmados virológicamente, 12 eran niñas, 11 tenían menos de 5 años de edad, 14 eran provocados por el virus del herpes tipo 1(VH-1), en 8 se estudiaron otras posibles ETS y solo en un caso se realizó un cribado completo de ETS.
    • Tres casos presentaban rasgos clínicos sugestivos de abuso sexual. Seis casos fueron remitidos para investigación por agencias de protección infantil, pero ningún abuso sexual fue corroborado.
    • Entre los casos menores de 5 años de edad, la mayoría todavía usaban pañales. Entre estos menores de 5 años, seis del total de nueve niños, o tenían un contacto cercano con una persona con herpes oral, o la madre presentaba un brote reciente de herpes genital. Esto no excluye la transmisión sexual, pero puede ser coherente con la transmisión de la infección por otras vías, como durante la limpieza íntima. En casos  de lesiones por VH-1 y en los niños más pequeños habría sido posible la auto inoculación de las lesiones.
    • En la discusión se afirma que, 
      • aunque la mayoría no tenía rasgos en la historia o en el examen para indicar abuso sexual, esto no excluye la transmisión sexual. La posibilidad de transmisión sexual debería ser excluida en todos los casos de herpes genital en la infancia y algunos de los casos tenían rasgos clínicos que podrían indicar abuso sexual.
      • dado que muy pocos niños fueron formalmente investigados por agencias de protección infantil, las conclusiones que podamos hacer acerca de la probabilidad de transmisión sexual son débiles. Del mismo modo, las pruebas son limitadas para apoyar la transmisión no sexual.
    • Los autores concluyeron que el herpes genital en niños menores de 11 años es poco frecuente; y que la necesidad de descartar el abuso sexual debe obligar a una evaluación e investigación exhaustivas en los casos de diagnóstico de herpes genital.

La comunicación de un caso, de una niña de 5 meses que fue atendida por lesiones vaginales y perianales y en la que el estudio identificó anticuerpos tanto para VH-1 como para VH-2, sin que hubiera ninguna prueba de un abuso sexual, permitió especular con  posibles vías de contagio(8). Comentan en la discusión que la transmisión indirecta de VH-1 y VH-2 podría ocurrir por contacto con la ropa, materiales plásticos, aerosoles, toallas y los asientos del baño. La explicación más plausible para la infección mixta de VH, en este caso, podría ser que ambos VH-1 y VH-2 se transmitieron por inoculación de virus de forma simultánea o secuencial durante un contacto no sexual, tales como caricias, o durante el cambio de pañales; y desde una persona que tenía una infección herpética latente o activa. Nuestra paciente no tenía historia o evidencia clínica sugerente de abuso sexual, aunque la posibilidad no puede ser completamente descartada. La transmisión no sexual del VH-2 parecía la  más probable aunque no está claro por qué ruta fue transmitida, y si ambos tipos de VH fueron adquiridos simultáneamente, o uno tras otro.

Referencias (8):

  1. Albrecht MA. Epidemiology, clinical manifestations, and diagnosis of genital herpes simplex virus infection. This topic last updated: Jan 10, 2017. In: Uptodate, Charles J Lockwood (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2017.
  2. DynaMed Plus [Internet]. Ipswich (MA): EBSCO Information Services. 1995 - . Record No. 114875, Genital herpes; [updated 2017 Feb 27, consultado el 22 de junio de 2017]; [about 22 screens]. Available from http://www.dynamed.com/login.aspx?direct=true&site=DynaMed&id=114875. Registration and login required.
  3. WHO guidelines for the Treatment of Genital Herpes Simplex Virus. World Health Organization. 2016 [http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/250693/1/9789241549875-eng.pdf] [Consulta: 23/06/2017]
  4. Workowsk KA el al. Centers for Disease Control and Prevention. Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2015. MMWR Recomm Rep 2015;643):1-135. [http://www.cdc.gov/std/tg2015/tg-2015-print.pdf] [Consulta: 23/06/2017]
  5. Kimberlin DW, Baley J; Committee on Infectious Diseases; Committee on Fetus and Newborn. Guidance on management of asymptomatic neonates born to women with active genital herpes lesions. Pediatrics. 2013 Feb;131(2):383-6. [http://pediatrics.aappublications.org/content/131/2/e635] [Consulta: 23/06/2017]
  6. Reading R, Rannan-Eliya Y. Evidence for sexual transmission of genital herpes in children. Arch Dis Child. 2007 Jul;92(7):608-13. [DOI 10.1136/adc.2005.086835] [Consulta: 23/06/2017]
  7. Reading R, Hughes G, Hill J, Debelle G. Genital herpes in children under 11 years and investigations for sexual abuse. Arch Dis Child. 2011 Aug;96(8):752-7. [DOI 10.1136/adc.2010.205971] [Consulta: 23/06/2017]
  8. Patwardhan V, Bhalla P, Sardana K, Sethi S. Mixed primary infection by herpes simplex virus 1 and 2 in a 5-month-old infant with no evidence of sexual abuse. Indian J Dermatol Venereol Leprol. 2015 Nov-Dec;81(6):612-4. [http://www.ijdvl.com/article.asp?issn=0378-6323;year=2015;volume=81;issue=6;spage=612;epage=614;aulast=Patwardhan] [Consulta: 23/06/2017]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 2 referencias
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 3 referencias
  6. Sumario de evidencia: 2 referencias
  7. Revisión narrativa: 1 referencia
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Capítulo de libro: 0 referencia

Más Información

Preguntas relacionadas

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Las úlceras genitales por virus del herpes tipo 2 en una niña ¿están siempre causadas por una transmisión sexual? Murciasalud, 2017. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/21844

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )