Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Neumología, Otorrinolaringología, Salud Infantil . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Ingesta de leche y producción de mucosidad en gente sana. La pregunta original del usuario era "¿Existe alguna relación entre la ingesta de leche y la producción de mucosidad en gente sana?" Milk intake and mucus production in healthy people.

Es un mito extendido entre la población el hecho de que la leche produce moco. Esta idea parece estar ya presente en el siglo XII cuando el médico judío Maimónides desaconsejaba el consumo de leche en pacientes con asma; también es una creencia arraigada en la medicina tradicional china que atribuye a los lácteos (no a la mantequilla) un efecto humectante.

Tras la búsqueda en los recursos habitualmente consultados, sólo se han localizado revisiones narrativas sobre el tema y, en general, las fuentes bibliográficas en las que basan sus conclusiones son las mismas. Concluyen que los estudios son escasos, no existe evidencia que confirme dicha asociación y recomiendan  no restringir la ingesta de leche basándose en esa posible hipótesis, dado que dicha conducta podría llevar a importantes déficits nutricionales.

Entre los escasos estudios realizados, sólo uno de ellos parece encontrar una relación entre el consumo de leche y el aumento de mucosidad.

De entre la documentación identificada, seleccionamos:

La revisión narrativa más reciente(1), publicada en 2018, pertenece al ámbito de la pediatría. Remite a varios estudios que exploran la presencia de esta creencia entre la población y la actitud de algunos sujetos de restringir la ingesta de leche ante la aparición de patologías respiratorias (incluso aunque no crean que la leche produce moco).  En los estudios a los que hace referencia y que investigan la asociación entre la ingesta de leche y la producción de moco no se encuentra que dicha ingesta produzca un aumento, ni en la cantidad ni en la sensación de mucosidad, aunque sí informan de cambios en las características del moco. La revisión hace además referencia a la importancia de la leche como fuente calórica y de calcio, destacando el efecto perjudicial que su restricción tiene en la dieta de los niños, y más aún en los asmáticos que usan corticoides habitualmente. Evalúan también estudios  sobre el efecto de la leche en la función pulmonar de pacientes asmáticos; en ellos no se encuentra un empeoramiento. Por tanto, ante la falta de evidencia y la importancia de la leche como alimento los autores de la revisión consideran que el mito de que la leche produce moco debería ser rebatido con firmeza por los profesionales de la salud.

Otra revisión narrativa, del ámbito de la nutrición y publicada en 2013(2), evalúa las creencias y realidades sobre la leche y los lácteos y concluye de forma similar que estos productos contienen  muchos nutrientes esenciales y su consumo se asocia con una dieta de calidad y una ingesta adecuada de múltiples nutrientes; en consecuencia los profesionales de la salud deberían desempeñar un importante papel en la eliminación de mitos que como este se consideran erróneos.

Tampoco se encuentra evidencia científica que muestre una asociación etiológica entre el consumo de leche/lácteos y la producción de moco en otras revisiones narrativas(3,4). En una de ellas(3) se hace referencia a que, aunque hay evidencia de que algunos componentes de la leche estimulan la producción de moco en el tubo digestivo, este dato no explicaría un aumento de mucosidad en las vías respiratorias. En la otra(4), se concluye que  “existe evidencia de que la leche no aumenta la mucosidad en personas sanas ni altera las pruebas funcionales respiratorias en asmáticos”.

Respecto a los estudios en los que se basan todos los documentos consultados:

El primer estudio observacional(5) que trató de comprobar si existía esta asociación se publicó en EEUU en 1948: se seleccionaron 647 pacientes de oftalmología y otorrinolaringología con nariz y gargantas de aspecto normal que no presentaban infección respiratoria de vías altas en ese momento. Se separaron en tres grupos según los vasos de leche consumidos semanalmente (0-5, 6-9, 10 o más) y se observó que el porcentaje de personas que se quejaba de moco postnasal era similar entre los distintos grupos. Se examinó la nariz y la garganta de 157 de esos pacientes y tampoco se observó diferencias en el porcentaje de pacientes con exceso de moco entre los consumidores (10 o más vasos) y los no consumidores (5 o menos vasos).

A principios de los noventa, en Australia, un grupo de investigadores, realizó una serie de estudios con la intención de asegurar que una importante fuente de nutrientes como es la leche no fuese retirada de la dieta sin justificación y aumentar la confianza de los padres en el manejo de los niños con patologías respiratorias.

  • En uno de ellos(6) durante 10 días se estudió a 60 sujetos (voluntarios sanos) de entre 18 y 35 años que fueron inoculados con rinovirus tipo 2. Se recogieron de forma satisfactoria  los datos de 51 de los sujetos. Se midió, entre otros parámetros,  la secreción nasal (pesando los pañuelos usados) y la ingesta de leche y otros lácteos. La secreción nasal no se incrementó con el aumento del consumo de leche. Tampoco hubo asociación con otros lácteos. Este estudio fue financiado, entre otros por el “Australian Dairy Research Council”.
  • En un ensayo clínico aleatorio (ECA) doble ciego(7) participaron 169 sujetos de los que 70 creían en la relación entre la leche y el moco. Se evaluó el aumento de la cantidad de moco mediante la realización de un cuestionario. El estudio lo completaron 125 sujetos. Se administró leche de vaca a 60 de ellos y un placebo a base de soja a los otros 65. Se encontraron diferencias entre ambos grupos en cuanto a las características del moco (viscosidad), pero no hubo diferencias en la cantidad de moco.

De publicación más reciente, identificamos:

Un estudio transversal(8), realizado en China, cuyo objetivo era investigar el papel de la nutrición en la salud respiratoria de los niños participantes en un estudio sobre contaminación del aire y salud respiratoria. Se encontró que el consumo de leche era un factor protector para la aparición de flemas (odds ratio [OR]  0,62; intervalo de confianza [IC] 95%  0,39-0,97).

En enero de 2019 se ha publicado un ECA prospectivo doble ciego(9) realizado en Reino Unido cuyo objetivo es examinar los efectos de la dieta con lácteos frente a la dieta sin lácteos sobre los niveles de moco nasofaríngeo percibidos por el paciente (medidos mediante una escala lineal y otra escala ordinal). Se seleccionaron 108 pacientes mayores de 15 años aquejados de sensación de una producción excesiva de secreción nasal.  Los individuos retiraron los lácteos de su dieta, y durante los días 4, 5, 6, y 7 del estudio se separaron en dos grupos a los que se administró leche (grupo A) o un batido (placebo) a base de soja (grupo B). Describen que la retirada de la leche de la dieta, en comparación con el mantenimiento, tuvo un impacto en la cantidad de moco referido por los sujetos, encontrándose que el  tamaño estimado del efecto de la intervención en el día 7 tenía una d de Cohen 0,40 (IC del 95%: 0,02-0,78) medido con la escala lineal y una d de Cohen 0,55 (IC del 95% : 0,16-0,95) medido con la escala ordinal. Los autores concluyen que una dieta sin lácteos se asocia con una reducción significativa en la sensación de la cantidad de secreción nasofaríngea en adultos aquejados de hipersecreción nasofaríngea previamente.

Por último comentear que se ha localizado (en ClinicalTrials.gov) el protocolo de un ensayo clínico(10) en el que se pretende comprobar que el consumo de leche  no causa ni incrementa los síntomas respiratorios o inflamación de la vía aérea.

Referencias (10):

  1. Balfour-Lynn IM. Milk, mucus and myths. Arch Dis Child. 2019 Jan;104(1):91-93. [DOI 10.1136/archdischild-2018-314896] [Consulta: 18/02/2019]
  2. Zaitlin, P., Dwyer, J., & Gleason, G. R. (2013). Mistaken beliefs and the facts about milk and dairy foods. Nutrition Today, 48(3), 135-143. [http://www.dairycouncilutnv.com/wp-content/uploads/2015/09/Nutrition-Today-V483-Zaitlin.pdf] [Consulta: 18/02/2019]
  3. Martínez Rubio A.. Leche de vaca. Consumo en la infancia: controversias y evidencias. Rev Pediatr Aten Primaria [Internet]. 2015 Jun [citado 2019 Feb 12] ; 17( Suppl 24 ): 25-29. [http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1139-76322015000200004&lng=es.] [Consulta: 18/02/2019]
  4. Orozco López P. ¿Los lácteos aumentan los mocos?AMF 2010;6(1):42-43. [http://www.pediatriadelspirineus.org/files/docs/llet%20i%20mocs%20[1].pdf] [Consulta: 18/02/2019]
  5. Moose RM. Does milk “makes mucus”? Calif Med. 1948 Jan;68(1):31-2. [http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1643102] [Consulta: 18/02/2019]
  6. Pinnock CB, Graham NM, Mylvaganam A, Douglas RM. Relationship between milk intake and mucus production in adult volunteers challenged with rhinovirus-2. Am Rev Respir Dis. 1990 Feb;141(2):352-6. [DOI 10.1164/ajrccm/141.2.352] [Consulta: 18/02/2019]
  7. Pinnock CB, Arney WK. The milk-mucus belief: sensory analysis comparing cow's milk and a soy placebo. Appetite. 1993 Feb;20(1):61-70. [DOI 10.1006/appe.1993.1006] [Consulta: 18/02/2019]
  8. He QQ, Wong TW, Du L, Lin GZ, Gao Y, Jiang ZQ, Yu TI, Wu JG, Lin L, Lin R. Nutrition and children's respiratory health in Guangzhou, China. Public Health. 2008 Dec;122(12):1425-32. [DOI 10.1016/j.puhe.2008.06.010] [Consulta: 18/02/2019]
  9. Frosh A, Cruz C, Wellsted D, Stephens J. Effect of a dairy diet on nasopharyngeal mucus secretion. Laryngoscope. 2019 Jan;129(1):13-17. [DOI 10.1002/lary.27287] [Consulta: 18/02/2019]
  10. Domany KA. The Effect of Cow Milk Consumption on Respiratory Symptoms and Pulmonary Functions in Asthmatic and Non Asthmatic children. ClinicalTrials.gov Identifier: NCT02745899 [http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT02745899] [Consulta: 18/02/2019]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 2 referencias
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 3 referencias
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 0 referencia
  6. Sumario de evidencia: 0 referencia
  7. Revisión narrativa: 4 referencias
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Protocolo: 1 referencia
  10. Capítulo de libro: 0 referencia

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Ingesta de leche y producción de mucosidad en gente sana. Murciasalud, 2019. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/22789

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )