Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario
Fecha de actualización: 23/04/2010

Ricino -Ricinus communis- (Higuera infernal, higuerilla, higuera del diablo, catapucia)

Identificación:

A continuación se muestra la planta con racimos de frutos en diferentes fases de maduración, así como semillas:

Planta con racimos de frutos en diferentes fases de maduración. Semillas

Hábitat y caracteres singulares

Es un arbusto originario de África, que hoy día se puede encontrar en Europa, Asia y América. Puede cultivarse en jardines o macetas.

Toxicidad

Las semillas, de color pardo moteado y del tamaño de una judía, contienen alcaloides como la ricinina y la ricina. El aceite de ricino que se extrae de ellas, contiene ácido ricinoléico. Los dos primeros son tóxicos vegetales muy potentes que irritan la mucosa del intestino delgado y disuelven los lípidos de la membrana intestinal, con incremento del peristaltismo. La ricina tiene una marcada actividad procoagulante, es un potente inhibidor de la síntesis proteica y puede producir hemólisis.

Debido a su toxicidad el aceite de ricino no es utilizado actualmente como laxante o purgante, aunque tiene alguna aplicación industrial en pintura y para impregnar la madera.

La cantidad de toxina contenida en 8 ó 10 semillas puede ser mortal para un adulto (3 semillas si se trata de un niño).

Las intoxicaciones suelen ser casi siempre accidentales. El ricino aparece como posible arma química.

Clínica

La ingesta de aceite de ricino o la masticación e ingesta de las semillas, produce diarrea coleriforme con intensos dolores cólicos intestinales y vómitos. Sin tratamiento, el cuadro puede evolucionar a deshidratación severa, trastornos hidroelectrolíticos graves e insuficiencia renal secundaria. En fases posteriores pueden añadirse hemólisis y afectación neurológica (convulsiones, coma).

Tratamiento

Es sintomático, con especial atención a la reposición hidro-electrolítica y las alteraciones hematológicas. Está indicada la descontaminación digestiva (vaciado gástrico y/o administración de carbón activado) y alcalinización de la orina si hay hemólisis. No existe antídoto específico.

Casos clínicos

  • Caso número 1. Romanos A. Intoxicación por semillas de ricino. Rev Toxicol Esp 1983; 1: 30-31.
  • Caso número 2. Gros B, Vertol V, Fernández M, Alonso P. Intoxicación por semillas de ricino. [Acceso desde la Intranet o Usuarios Registrados] Atención Primaria 1996; 18: 203.
  • Caso número 3. Belzunegui T, Charles AB, Hernández R, Maraví E. Intoxicación por ingestión de semillas de ricino. Med Clin (Barc) 1988; 90: 716-717.

Bibliografía

Acceso a la bibliografía