Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Cirugía, Digestivo . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Efectividad de la toxina botulínica en pacientes con fisura anal crónica. La pregunta original del usuario era "Paciente con fisura anal crónica. Intervención: inyección toxina botulínica. Comparación: nitroglicerina u otro antagonista del calcio de forma tópica y también procedimiento quirúrgico: esfinterotomía lateral interna. Resultados: curación, complicaciones: incontinencia."

La información derivada de ensayos clínicos controlados señala que la toxina botulínica, en pacientes diagnosticados de fisura anal crónica, tiene una efectividad menor que la esfinterectomía y no puede afirmarse que sea ni mejor ni peor que la pomada de nitroglicerina, o que la aplicación de bloqueantes de canales del calcio.

Los sumarios y guías de práctica clínica revisados recomiendan que, tras probar con medidas generales, se inicie tratamiento tópico con pomada de nitroglicerina o con bloqueantes de los canales de calcio. Si no hubiera curación, aplicar toxina botulínica y en el caso de persistir la fisura, plantear cirugía.

Una revisión sistemática de la Biblioteca Cochrane sobre el tratamiento no quirúrgico de la fisura anal, fue actualizada en su versión inglesa en agosto de 2010(1). La revisión incluyó un total de 75 ensayos clínicos randomizados, con 5031 pacientes y con 17 intervenciones diferentes. De esta revisión destacamos que:

  • La pomada de nitroglicerina fue marginalmente, pero de forma estadísticamente significativa, mejor que el placebo; y tanto la toxina botulínica como los bloqueantes de canales del calcio fueron equivalentes, ni mejor ni peor, que  la pomada de nitroglicerina, pero sorprendentemente la toxina botulínica no se ha mostrado mejor que el placebo.
  • Ninguno de los tratamientos médicos obtiene las tasas de curación de la esfinterectomía, pero también ninguna de ellas se relaciona con el riesgo de incontinencia que presenta la cirugía.
  • Los autores concluyen que:
    • Todas las terapias médicas pueden ser aplicadas contando con una posibilidad de curación, que es marginalmente superior a la del placebo.
    • En las fisuras crónicas las tasas de curación con tratamiento médico son menores que con cirugía.
    • Los resultados de la toxina botulínica son muy variables de unos estudios a otros y con gran variabilidad en la dosificación y el lugar de aplicación.
    • Las terapias médicas no están exentas de efectos secundarios (incontinencia de gases en el caso de la toxina botulínica) pero en menor grado que la cirugía por lo se podrían utilizar de forma previa y recurrir a cirugía en el caso fallo del tratamiento.

La otra revisión sistemática, específica sobre el efectos de la toxina botulínica en pacientes con fisura anal(2), incluyó ensayos clínicos, pero también informes de casos y series de pacientes, sin que se pudiera realizar un metaanálisis por la heterogeneidad de los diferentes estudios. Concluye que la toxina botulínica puede ser considerada un tratamiento mínimamente invasivo y una opción de tratamiento en la fisura anal crónica, siendo necesario la realización de ensayos clínicos amplios, bien realizados y con un seguimiento adecuado. Señala que la toxina botulínica estaría contraindicada en caso de hipersensibilidad, embarazo, enfermedad neurológica (miastenia, síndrome de Lambert Eaton y esclerosis lateral amiotrófica). Así mismo la coadministración con aminoglucósidos estaría contraindicada por la posibilidad de aumentar el efecto de la toxina.

Posterior a la fecha de publicación de las revisiones sistemáticas, la búsqueda ha identificado tres  ensayos randomizados controlados realizados en pacientes diagnosticados de fisura anal crónica:

  • 41 pacientes fueron asignados a un grupo de tratamiento con toxina botulínica y en el otro grupo toxina botulínica y asociada pomada de nitroglicerina. A las 6 y 12 semanas la tasa de curación fue similar(3).
  • En 50 pacientes se comparó la esfinterectomía lateral con la aplicación de toxina botulínica(4). A los 2 meses la tasa de curación en el grupo de toxina botulínica fue del 44% y del 88% en el de esfinterectomía (p = 0,001); sin embargo la tasa de curación a los 3 meses fue similar para los dos grupos. La tasa de recurrencia a los 6 meses fue mayor en el grupo de toxina botulínica.
  • 134 pacientes fueron asignados a un grupo en el que se administró pomada de  diltiazem e inyección de placebo, ó  a un grupo con inyección de toxina botulínica y placebo en pomada(5). Aunque a corto plazo la toxina botulínica mostró mejores tasas de curación, a los 3 meses la tasa de curación (43%) fue similar en los dos grupos.

Similares conclusiones que las revisiones sistemáticas citadas contiene un informe de NICE actualizado en 2013(6): la toxina botulínica es menos efectiva que la cirugía y no se puede afirmar que sea ni  mejor ni peor que la pomada de nitroglicerina o que el dinitrato de isosorbide; ni tampoco que sea mejor ni peor que el placebo, o que la pomada de lidocaína.

En sumarios de evidencia(7,8,9) y en las guías de práctica clínica consultadas(10,11,12) se recomienda, en pacientes con fisura anal crónica, tras iniciar medidas generales, comenzar tratamiento médico con bloqueantes de canales de calcio o con pomada de nitroglicerina; y si no es efectiva se podría administrar toxina botulínica. En los casos en los que no haya curación, plantear cirugía.

Referencias (12):

  1. Nelson RL, Thomas K, Morgan J, Jones A. Non surgical therapy for anal fissure. Cochrane Database Syst Rev. 2012 Feb 15;2:CD003431. doi: 10.1002/14651858.CD003431.pub3. [http://www.bibliotecacochrane.com/BCPGetDocument.asp?DocumentID=CD003431] [Consulta: 27/10/2014]
  2. Yiannakopoulou E. Botulinum toxin and anal fissure: efficacy and safety systematic review. Int J Colorectal Dis. 2012 Jan;27(1):1-9. [DOI 10.1007/s00384-011-1286-5] [Consulta: 27/10/2014]
  3. Asim M, Lowrie N, Stewart J, Lolohea S, Van Dalen R. Botulinum toxin versus botulinum toxin with low-dose glyceryltrinitrate for healing of chronic anal fissure: a prospective, randomised trial. N Z Med J. 2014 May 2;127(1393):80-6. [http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24816958] [Consulta: 27/10/2014]
  4. Valizadeh N, Jalaly NY, Hassanzadeh M, Kamani F, Dadvar Z, Azizi S, Salehimarzijarani B. Botulinum toxin injection versus lateral internal sphincterotomy for the treatment of chronic anal fissure: randomized prospective controlled trial. Langenbecks Arch Surg. 2012 Oct;397(7):1093-8. [DOI 10.1007/s00423-012-0948-2] [Consulta: 27/10/2014]
  5. Samim M, Twigt B, Stoker L, Pronk A. Topical diltiazem cream versus botulinum toxin a for the treatment of chronic anal fissure: a double-blind randomized clinical trial. Ann Surg. 2012 Jan;255(1):18-22. [DOI 10.1097/SLA.0b013e318225178a] [Consulta: 27/10/2014]
  6. CE advice [ESUOM14]. Chronic anal fissure: botulinum toxin type A injection. June 2013. [https://www.nice.org.uk/guidance/esuom14/resources/chronic-anal-fissure-botulinum-toxin-typea-injection-pdf-54116458941109957] [Consulta: 27/10/2014]
  7. Breen E, Bleday R. Anal fissure: Medical and surgical management. This topic last updated: May 16, 2012. In: UpToDate, Basow, DS (Ed), UpToDate, Waltham, MA, 2014.
  8. Monson JRT. Anal fissure. BestPractice BMJ. 2014 [Consultado en bestpractice.bmj.com el 27/10/2014]
  9. Dynamed. Anal fissure. Updated 2014 Oct 22 [Consultado en www.ebscohost.com/dynamed el 27/10/2014]
  10. K. L. R. Cross, E. J. D. Massey, A. L. Fowler, J. R. T. Monson. Position Statements:Management of Anal Fissure. ACPGBI Position Statement. 2008. [http://www.acpgbi.org.uk/content/uploads/Position-Statements-Management-of-Anal-Fissure-Management-of-Acute-Severe-Colitis.pdf] [Consulta: 27/10/2014]
  11. Perry WB, Dykes SL, Buie WD, Rafferty JF, Standards Practice Task Force of the American Society of Colon and Rectal Surgeons. Practice parameters for the management of anal fissures (3rd revision). Dis Colon Rectum. 2010 Aug;53(8):1110-5.
  12. Wald A, et al. ACG Clinical Guideline: Management of Benign Anorectal Disorders. 2014 [http://d2j7fjepcxuj0a.cloudfront.net/wp-content/uploads/2014/07/ACG_Guideline_Benign_Anorectal_Disorders_August_2014.pdf] [Consulta: 27/10/2014]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 2 referencias
  2. Ensayos clínicos: 3 referencias
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 3 referencias
  6. Sumario de evidencia: 3 referencias
  7. Evaluación de tecnologías sanitarias: 1 referencia
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Capítulo de libro: 0 referencia

Actualiza a

Más Información

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Efectividad de la toxina botulínica en pacientes con fisura anal crónica. Murciasalud, 2014. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/20159

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

( - )