Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Dermatología, Medio ambiente .

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Manejo subagudo de espinas de erizo de mar incrustadas. La pregunta original del usuario era "Paciente con picadura de erizo de mar hace 2 semanas que presenta una zona dolorosa e indurada con sospecha de persistencia de púas que se confirman por radiografía. ¿Hay algún tratamiento para facilitar la expulsión o indicación de tratamiento específica?" Subacute management of sea urchin spines retained.

Se ha revisado la información que aportan dos sumarios de evidencia(1,2) y varias revisiones narrativas(3-5) que abordan las lesiones provocadas por los erizos marinos y, en base a series e informes de casos de pacientes que han sufrido una picadura de erizo de mar, coinciden en destacar el riesgo de potenciales complicaciones que tienen las espinas que no han sido extraídas en la atención inicial (incluyendo la formación de granulomas, artritis, bursitis o tenosinovitis). En consecuencia, en todos los documentos se sugiere que, en pacientes con síntomas persistentes tras una picadura (presencia de signos o síntomas continuados que hacen sospechar de reacción a un cuerpo extraño), se debería confirmar la existencia de espinas incrustadas (mediante una radiografía, ecografía, o incluso una resonancia magnética [RM]) y proceder a una exploración quirúrgica para su extracción (fundamentalmente si están cerca de un nervio, tendón o articulación).

En el sumario de evidencia de Uptodate(1) se indica, en relación al manejo no agudo de la picadura por erizo de mar, que cualquier fragmento que no sea visible en el momento de la atención inicial puede reabsorberse o extruirse con el tiempo; sin embargo, se han descrito diversas complicaciones debido a la presencia de fragmentos residuales (incluyendo la formación de granulomas, artritis, bursitis o tenosinovitis). Debido a esto, se considera razonable extraer las espinas visibles y fácilmente accesibles durante la evaluación inicial y luego seguir de cerca al paciente durante una semana o más. Si hay signos o síntomas continuos que hacen sospechar la existencia de un cuerpo extraño, puede ser necesaria su extracción quirúrgica.

En el sumario de evidencia de Dynamed Plus(2) también se plantea la necesidad de un seguimiento cada 1-2 días durante la primera semana después de la atención inicial para confirmar que se han eliminado todas las espinas y evaluar una posible infección. Igualmente señala la posibilidad de sinovitis articular en caso de que una espina penetre en una articulación y de que se han descrito casos de infección secundaria y formación de granulomas. Respecto al manejo subagudo de la lesión establece que los granulomas pueden requerir escisión quirúrgica y que puede ser necesaria la extracción quirúrgica en caso de espinas incrustadas en una articulación.

La más reciente de las revisiones narrativas evaluadas(3), publicada en julio de 2019, se centra en el enfoque clínico de las lesiones por erizo de mar. Los autores comentan que son comunes las complicaciones tardías entre los pacientes con espinas persistentes y que, tras una revisión exhaustiva de la literatura inglesa, encuentran que: los granulomas representan aproximadamente el 40-50% de las presentaciones tardías;  los cambios artríticos degenerativos (es decir, la artritis por erizo de mar) representan aproximadamente el 30%; y los procesos inflamatorios agudos (sinovitis o tenosinovitis) el 10%. Entre las presentaciones tardías poco frecuentes se incluirían: hipersensibilidad; sinovitis o tenosinovitis infecciosa; infección de la piel; afectación neurológica local; u osteomielitis. 

De entre las aportaciones que realizan en cuanto al manejo definitivo de las lesiones destacamos que: 

  • Se recomiendan las pruebas de imagen cuando hay sospecha clínica de espinas residuales cerca de estructuras profundas (por ejemplo, articulaciones, tendones, etc.), considerando la ecografía o la RM para presentaciones tardías. En el caso de pacientes que no se someten a pruebas de imagen, el profesional sanitario debería ofrecer información sobre las posibles complicaciones tardías e indicar una visita de seguimiento si hay dolores articulares posteriores o movilidad limitada cerca del área de la lesión.
  • Las espinas identificadas deberían extraerse lo antes posible. Si bien se ha descrito en la literatura la extrusión espontánea de las espinas desde las tres semanas y hasta los 1,5 años, los autores recomiendan el tratamiento para mitigar el dolor y evitar complicaciones.
  • Las espinas que están incrustadas profundamente, particularmente cerca de tendones, articulaciones o estructuras neurovasculares, presentan un riesgo significativo de complicaciones tardías. Para tales pacientes, se recomienda una evaluación quirúrgica sin demora, preferiblemente por un especialista en la región anatómica afectada. También deberían ser valorados sin demora los pacientes con presentaciones tardías tales como tenosinovitis inflamatoria, sinovitis o artritis por erizo de mar; y los pacientes con signos de tenosinovitis infecciosa  requerirían una consulta quirúrgica urgente.
Comentar por último que en la revisión se indica que se han descrito casos anecdóticos en los  que el manejo conservador de las lesiones locales tardías ha demostrado tener éxito (por ejemplo, con el uso de fluocinonida 0,05% dos veces al día en el caso de nódulos secundarios a lesión por erizo de mar; o de terapia manual y analgésicos en un caso de tenosinovitis de 6 meses de duración por picadura de erizo de mar, pero sin espinas en las imágenes).

Referencias (5):

  1. Isbister GK. Marine envenomations from corals, sea urchins, fish, or stingrays. This topic last updated: Jul 05, 2018. Danzl DF, Traub SJ, Burns MM, eds. UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com (Consultado el 8 agosto 2019)
  2. DynaMed Plus [Internet]. Ipswich (MA): EBSCO Information Services. 1995 - . Record No. T913266, Marine envenomation; [updated 2018 Nov 30, cited 2019 Aug 08]. Available from https://www.dynamed.com/topics/dmp~AN~T913266. Registration and login required
  3. Schwartz Z, Cohen M, Lipner SR. Sea urchin injuries: a review and clinical approach algorithm. J Dermatolog Treat. 2019 Jul 11:1-7. [DOI 10.1080/09546634.2019.1638884] [Consulta: 08/08/2019]
  4. Hornbeak KB, Auerbach PS. Marine Envenomation. Emerg Med Clin North Am. 2017 May;35(2):321-337. [DOI 10.1016/j.emc.2016.12.004] [Consulta: 08/08/2019]
  5. Berling I, Isbister G. Marine envenomations. Aust Fam Physician. 2015 Jan-Feb;44(1-2):28-32. [http://www.racgp.org.au/download/Documents/AFP/2015/January/February/focus-berling.pdf] [Consulta: 08/08/2019]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 0 referencia
  6. Sumario de evidencia: 2 referencias
  7. Revisión narrativa: 3 referencias
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Capítulo de libro: 0 referencia

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Manejo subagudo de espinas de erizo de mar incrustadas. Murciasalud, 2019. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/23109

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )