Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Salud de la mujer, Salud Mental .

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Tratamiento farmacológico en mujeres premenopáusicas con alteración del deseo sexual. La pregunta original del usuario era "En mujeres con alteración del deseo sexual, ¿hay algún tratamiento que haya demostrado efectividad y seguridad?" Pharmacological treatment in premenopausal women with altered sexual desire.

[Para dar respuesta a esta cuestión nos centramos en mujeres premenopáusicas en las que una evaluación previa confirma que la disfunción sexual no se explica por una condición médica o psiquiátrica o se debe a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o medicamento].

En base a la información que aportan las guías de práctica clínica (GPC)(1,2) y los sumarios de evidencia(3-5) revisados el tratamiento farmacológico de la alteración del deseo sexual (definida como “trastorno del interés/excitación sexual femenino” en la 5a edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales [DSM-5 por sus siglas en inglés] de la Asociación Americana de Psiquiatría) debería restringirse a mujeres que no responden a intervenciones no farmacológicas (intervenciones [terapia psicológica] que todos los documentos consideran el tratamiento de elección).

Entre las intervenciones farmacológicas descritas, y dada la disponibilidad de los fármacos en nuestro país, en una mujer premenopáusica que refiere bajo deseo sexual que motiva  angustia marcada o problemas a nivel interpersonal y que no mejora con tratamientos no farmacológicos, se podría ofrecer terapia con bupropion, sin que la evidencia disponible permita establece conclusiones firmes sobre su efectividad. 

Señalar, no obstante, que una revisión sistemática publicada en 2019(6) evaluó diferentes modalidades de tratamiento de la disfunción sexual femenina, entre ellas 26 opciones farmacológicas (como flibanserina* y bupropion), y destaca la falta de evidencia sólida en la literatura y que no existe una entidad de tratamiento única para abordar el trastorno. Respecto a los fármacos concluye que, a pesar de que algunos estudios muestran mejoría en dominios específicos de disfunción sexual (como el trastorno del deseo sexual hipoactivo), ningún tratamiento farmacológico utilizado de forma aislada consigue una resolución mantenida de la alteración. Comentan los autores que la etiología de la disfunción sexual femenina es compleja y multifactorial y,  en consecuencia, su tratamiento también debería ser multifactorial.

La GPC del “American College of Obstetricians and Gynecologists” sobre la disfunción sexual femenina(1) plantea, en cuanto al manejo farmacológico de la mujer premenopaúsica, que: 

  • La evidencia es insuficiente para establecer una recomendación a favor o en contra de la testosterona para el tratamiento de los trastornos del interés sexual y la excitación en mujeres premenopáusicas (nivel B de evidencia [ver en el texto completo de la guía]) .
  • La flibanserina* se puede considerar como una opción de tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo en mujeres premenopáusicas sin depresión tras asesorarlas sobre los riesgos del consumo de alcohol durante el tratamiento (nivel B de evidencia [ver en el texto completo de la guía]).

En otra GPC canadiense(2) se consideran prometedoras las terapias que integran tratamientos médicos, psicológicos y relacionales para la disminución del deseo de una mujer pues ni las terapias médicas ni psicológicas por sí solas han podido proporcionar una solución duradera para muchas mujeres. En cuanto a los tratamientos médicos sólo hace referencia a la testosterona indicando que puede ayudar a mejorar el deseo sexual de las mujeres premenopáusicas pero que, sin embargo, los ensayos hasta la fecha han sido pequeños y los datos de seguridad son escasos.

El sumario de evidencia de Uptodate sobre el manejo de la disfunción sexual en las mujeres(3) plantea como opciones farmacológicas no hormonales a utilizar en mujeres premenopáusicas: 

  • Bremelanotida*, un agonista del receptor de melanocortina aprobado para el tratamiento de mujeres premenopáusicas con bajo deseo sexual que causa sufrimiento. El sumario informa que: es una inyección subcutánea que se aplica, según sea necesario, 45 minutos antes de la actividad sexual prevista; su uso puede aumentar el deseo sexual y la satisfacción sexual aunque las náuseas y los vómitos asociados pueden limitar la aceptabilidad para algunas mujeres; se asocia a hiperpigmentación, potencialmente permanente,  en el 1% de las pacientes; puede aumentar la presión arterial y no debería usarse en mujeres con hipertensión no controlada o enfermedad cardiovascular conocida. 
  • Flibanserina*,  un agonista / antagonista del receptor de serotonina de acción central aprobado para el tratamiento de mujeres premenopáusicas con bajo deseo sexual que causa angustia marcada o dificultad interpersonal. Se indica que su uso diario da como resultado pequeños aumentos en la frecuencia de eventos sexualmente satisfactorios y del deseo sexual en comparación con el placebo pero que la función clínica de la flibanserina puede estar limitada por la necesidad de una dosificación diaria, los efectos adversos (como somnolencia o mareos) y las preocupaciones sobre su seguridad al combinarse con alcohol o ciertos medicamentos (por ejemplo fluconazol o antidepresivos).
  • El bupropión puede ser un tratamiento eficaz para la disfunción sexual en mujeres con o sin depresión asociada. El autor del sumario comentan que si una mujer con un problema sexual angustiante desea mucho una intervención farmacológica, después de haber probado tratamientos no farmacológicos, el bupropión suele ser la primera opción.

Respecto a los tratamientos hormonales señala el autor que, en estas mujeres, no prescribe la terapia con andrógenos pues esta no mejora significativamente la función sexual (por ejemplo el deseo, placer, o el orgasmo) y puede provocar posibles eventos adversos (por ejemplo la exposición inadvertida de un feto en desarrollo si se produce un embarazo).

También indica el sumario que se debería evitar el uso de suplementos herbales de venta libre para la disfunción sexual, ya que la seguridad y eficacia de estos productos no están comprobadas y existe una mínima supervisión regulatoria.

El sumario de evidencia de Dynamed sobre disfunción sexual femenina(4) describe entre las opciones farmacológicas a utilizar en mujeres premenopáusicas al bupropion, la flibanserina* y la  bremelanotida*, sin recomendar una opción sobre otra. Sobre el bupropión de liberación sostenida matiza que  puede aumentar la excitación sexual y el orgasmo en mujeres no deprimidas con trastorno del deseo sexual hipoactivo, pero es posible que no mejore el deseo sexual en estas mujeres.

Y el sumario de evidencia de BMJ Best Practice(5) considera como tratamientos en investigación a la flibanserina* y la  bremelanotida*. Comenta en cuanto a estas opciones que: 

  • La flibanserina* está aprobada en los EE.UU. para el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo a pesar de que el beneficio es similar al placebo y presenta un riesgo grave de daño. Por estas razones, rara vez se usa y los autores de este sumario no lo recomiendan. Destaca que está contraindicado en insuficiencia hepática y puede causar hipotensión y síncope, especialmente si se combina con alcohol. La dosis se toma a la hora de acostarse para reducir el riesgo de efectos adversos debidos a hipotensión, síncope y depresión del sistema nervioso central; otros riesgos incluyen somnolencia, fatiga, carcinogenicidad potencial e interacciones medicamentosas potencialmente dañinas. Se puntualiza, además, que la flibanserina interactúa con los anticonceptivos orales para aumentar el riesgo de reacciones adversas y hacer que sea potencialmente poco práctico para su uso en mujeres premenopáusicas sexualmente activas. 
  • La bremelanotida es un agonista del receptor de melanocortina que activa de forma no selectiva varios subtipos de receptores de melanocortina, y se administra por vía subcutánea. Su aprobación se basó en dos estudios no publicados en mujeres premenopáusicas con deseo sexual hipoactivo en los que tanto la bremelanotida como el placebo mejoraron el deseo sexual. Los efectos adversos incluyen náuseas (40%), sofocos (20%), aumentos transitorios de la presión arterial y disminuciones de la frecuencia cardíaca que ocurren después de cada dosis y generalmente se resuelven a las 12 horas, reacciones en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, vómitos e hiperpigmentación focal de la cara, encía y senos en alrededor del 40% de las mujeres si el medicamento se toma durante 8 días consecutivos. Los autores de este sumario tampoco recomiendan su uso dado el beneficio clínico cuestionable, los efectos adversos y la falta de datos de seguridad a largo plazo.

*Aprobado su uso por la “ U.S. Food and Drug Administration” (FDA) pero no están disponibles en nuestro país.

Referencias (6):

  1. American College of Obstetricians and Gynecologists' Committee on Practice Bulletins—Gynecology. Female Sexual Dysfunction: ACOG Practice Bulletin Clinical Management Guidelines for Obstetrician-Gynecologists, Number 213. Obstet Gynecol. 2019 Jul;134(1):e1-e18. [DOI 10.1097/AOG.0000000000003324] [Consulta: 23/04/2021]
  2. Lamont J, Bajzak K, Bouchard C, Burnett M, Byers S, Cohen T, Fisher W, Holzapfel S, Senikas V. No. 279-Female Sexual Health Consensus Clinical Guidelines. J Obstet Gynaecol Can. 2018 Jun;40(6):e451-e503. [DOI 10.1016/j.jogc.2018.04.009] [Consulta: 23/04/2021]
  3. Shifren JL. Overview of sexual dysfunction in women: Management. This topic last updated: Jul 16, 2020. Barbieri RL, ed. UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com. (Consultado el 21 abril 2020)
  4. DynaMed [Internet]. Ipswich (MA): EBSCO Information Services. 1995 - . Record No. T116816, Female Sexual Dysfunction; [updated 2018 Nov 30, cited 2020 Apr 21]. Available from https://www.dynamed.com/topics/dmp~AN~T116816. Registration and login required. (Consultado el 21 abril 2020)
  5. BMJ Best Practice: Sexual dysfunction in women. Last updated: Sep 15, 2020. (Consultado en https://bestpractice.bmj.com/ el 21 abril 2020)
  6. Weinberger JM, Houman J, Caron AT, Anger J. Female Sexual Dysfunction: A Systematic Review of Outcomes Across Various Treatment Modalities. Sex Med Rev. 2019 Apr;7(2):223-250. [DOI 10.1016/j.sxmr.2017.12.004] [Consulta: 23/04/2021]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 1 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 2 referencias
  6. Sumario de evidencia: 3 referencias
  7. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  8. Capítulo de libro: 0 referencia

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Tratamiento farmacológico en mujeres premenopáusicas con alteración del deseo sexual. Murciasalud, 2021. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/24168

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

( - )