Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud Unión Europea
Una manera de hacer Europa Fondo Europeo de Desarrollo Regional
Buscar Secciones Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario

Métodos de descontaminación digestiva

Aspiración-lavado gástrico (A.L.G.) con sonda de Faucher

Su papel en la DD ha quedado refleja en el algoritmo propuesto. Las indicaciones del A.L.G. son, en parte, superponibles a las de la inducción emética por ipeca: donde radica la diferencia respecto a la emesis por ipeca, es en las contraindicaciones. Algunas son similares: cáusticos, disolventes, hidrocarburos. Pero el coma o los agentes convulsivantes no constituyen una contraindicación formal para el lavado y, en cambio, sí para la ipeca. Puede aplicarse pues a enfermos conscientes y en coma y una técnica adecuada es básica para lograr la mayor eficacia extractiva posible. Son tres las circunstancias que suelen presentarse.

Técnica

En paciente consciente

Se le debe explicar previamente cual es el objetivo de este tratamiento para obtener su consentimiento y colaboración. La técnica consiste en colocar una sonda orogástrica multiperforada en su extremo distal: sonda de Faucher: calibre 36, interior 10 mm en adultos y 24-28 en niños (figura 5).

Sonda de Faucher

Figura 5. (imagen tomada de Toxinet.com. Cortesía del Dr. A. Dueñas). Sonda de Faucher (10mm de luz) que permite un adecuado vaciado gástrico(a la derecha). A la izquierda sonda nasogástrica (4 mm de luz) por la que no pasan ni las pastillas más pequeñas. La colocación de una sonda nasogástrica simple con aspiración o practicando “pequeños” lavados gástricos no es un verdadero A.L.G. no estando en absoluto garantizada su eficacia a pesar de practicarse dentro del intervalo útil

  • Lubricar la sonda con productos siliconados, evitando la vaselina.
  • Postura adecuada del paciente: decúbito lateral izquierdo, con ligero Trendelenburg y rodillas flexionadas.
  • Colocar una cánula de Guedel para evitar que el paciente muerda la sonda. Introducir la sonda por la boca hasta el estómago y tener preparado un sistema de aspiración.
  • Comprobar la correcta ubicación de la sonda, inyectando aire mientras se ausculta el epigastrio, o comprobando que se aspira contenido gástrico antes de iniciar el lavado propiamente dicho.
  • Aspirar todo el contenido gástrico posible antes de iniciar el lavado propiamente dicho. De aquí surge el cambio de denominación: aspirado-lavado gástrico en vez de lavado gástrico a secas.
  • Lavados con agua potable o preferiblemente suero glucosalino templado: 250 ml en cada lavado parcial en el adulto; 10 ml/kg en el niño.
  • Masaje epigástrico (mientras se practican las maniobras de lavado).
  • Movilizar la sonda si la cantidad de líquido retornada es inferior a la introducida.
  • Dejarán de hacerse los lavados cuando el líquido de retorno sea claro o se hayan introducido unos 3-4 litros de agua, ya que sobrepasar esta cantidad no parece aportar mayor beneficio y si aumentar el riesgo de complicaciones.

A continuación puede administrarse una dosis de carbón activado (30-50 gramos, disuelto en 250 ml de agua) y retirar la sonda, pinzándola para evitar que restos del carbón se vacíen en la orofaringe.

El paciente en coma superficial

Es dudosa la actitud a tomar frente al intoxicado en coma superficial (coma grado 1 ó 2, Glasgow 9-11 puntos). En esta situación neurológica, la colocación de la sonda oro/nasogástrica puede estimular el vómito y provocar una broncoaspiración dada la ausencia o disminución del reflejo faríngeo defensivo. Por tanto, ante un intoxicado en coma "intermedio", no debe colocarse una sonda nasogástrica u orogástrica antes de valorar el potencial tóxico de la sustancia ingerida En caso de duda, es preferible sedar y relajar suplementariamente al intoxicado para intubarlo como medida previa al lavado gástrico.

El paciente en coma profundo

Si el paciente está en coma (Glasgow menor de 9 puntos), es obligado la intubación previa para proteger la vía aérea y disminuir el riesgo de broncoaspiración que es la complicación más frecuente Figura 7. ¡Recuerde!: si no puede hacerse un lavado en condiciones de seguridad respiratoria, es mejor abstenerse.

Contraindicaciones para el lavado gástrico.

Se considera un procedimiento contraindicado en:

  1. intoxicaciones leves
  2. ingesta de cáusticos y sustancias corrosivas en general
  3. cirugía gastroesofágica reciente
  4. estenosis esofágica