Acceso con certificado Olvidé la contraseña | Solicitar alta
Murciasalud >> BVMS >>

Preevid

Permeabilidad de las sondas nasogástrica (SNG) y nasogastroyeyunal (SNGY). La pregunta original del usuario era "Para asegurar su permeabilidad ¿cual debería ser el volumen de irrigación en las sondas nasogástrica (SNG) y en las nasogastroyeyunal (SNGY) (tanto a débito como para nutrición enteral (NE))?. ¿Variaría en función del tipo de nutrición? ¿Se debería comprobar la permeabilidad con aire y no con agua?"

Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear

La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Respuesta

No hemos encontrado ningún documento que indique se deba comprobar la permeabilidad con aire y no con agua.

Hemos encontrado varios documentos que hacen referencia al uso y mantenimiento de la sonda nasogástica (SNG) y/o sonda nasogastroyeyunal (SNGY) para la nutrición enteral (NE) o para otras funciones:

  • Una Guía de Práctica Clínica (GPC)(1) para la alimentación enteral en adultos hospitalizados, indica en las complicaciones post inserción que las sondas para alimentación pueden obstruirse fácilmente, especialmente si no son purgadas con un chorro de agua natural, hervida o estéril antes y después cada alimentación o medicación. Cualquier medicación administrada a través de una sonda debe idealmente estar en forma de elixir, suspensión o jarabe: las tabletas machacadas, el potasio, los suplementos de hierro y el sucralfato son particularmente causas probables de problemas de obstrucción. La sonda puede ser desbloqueada si se limpia con un chorro de agua caliente o, si esto falla, usando una solución alcalina de enzimas pancreáticas. Las bebidas como el jugo de piña y la solución carbónica de bicarbonato de sodio pueden causar la degradación del tubo. Por lo tanto, recomienda con un grado de recomendación C, que cuando se administra medicación vía SNG esta debe ser líquida y se debe dar por separado de la alimentación y que antes y después de ello se debe purgar con un chorro de agua. No indica cantidad de agua a utilizar.
  • Un documento(2) sobre los problemas agudos de la nutrición en el paciente oncológico indica, cuando se refiere a la alimentación enteral a través de SNG que su obstrucción es uno de los problemas más frecuentes que motivan su recambio. Para la desobstrucción de la sonda recomienda intentarlo con agua, realizando presión, durante unos pocos intentos. Si no se desobstruye, lo mejor es el recambio. Señala que siempre se debe administrar agua (unos 50 ml) tras la dieta enteral (si se da en bolus, o tras los cambios de envase).También señala que con los sistemas de yeyunostomía para nutrición la entrada suele ser pequeña, obstruyéndose con facilidad, sobre todo al pasar fármacos, por lo que es obligatorio el paso frecuente de agua para evitarlo. No se deben, de forma repetida, emplear líquidos corrosivos ricos en fosfórico o en ácidos pues deterioran el material (como la coca-cola). Insistir en limpiezas con agua (25-50 ml) tras cada administración de fármacos o alimentación.
  • Un compendio de Cuidados basados en la evidencia (3) sobre la administración de fármacos enterales a través de la SNG señala que una de las causas más frecuentes de oclusión de la sonda de alimentación enteral es la mezcla intraluminal de leche en polvo para lactantes con los fármacos por no enjuagar la sonda antes y después de la administración de medicamentos, recomienda por tanto que antes y después de la administración de la medicación, se debe enjuagar la sonda con el volumen de agua indicado (no señala cuanto) para prevenir la mezcla intraluminal de los alimentos y fármacos (Nivel de recomendación II). Si se administra más de un fármaco, también se debe realizar enjuagues entre ellos con 20 ml del agua.
  • Otra GPC (4) para el manejo de la sondas de alimentación enteral indica que las SNG y las SNGY para alimentación se deben limpiar con un chorro de agua antes y después de la alimentación y de la administración de la medicación. Purgaciones adicionales se pueden requerir para cumplir requisitos de fluidos diarios del paciente y así que el volumen y la frecuencia de limpiezas con un chorro de agua se deben especificar en el régimen de alimentación individual del paciente. La guía señala los tipos de agua usadas para la purgación de las sondas, que depende de la evaluación de riesgos del paciente y del ambiente del cuidado: a) en pacientes hospitalizados, en residencias y/o en centros de día: utilizar agua estéril para irrigaciones en todos los que porten sonda para alimentación enteral recién insertada o establecida durante un periodo de tiempo. b) pacientes en el hogar: utilizar agua estéril, desechando una vez abierta, si el paciente es identificado como de riesgo de adquirir una infección. Esto incluye a todos los pacientes con un tubo de alimentación NSGY. En el resto de las situaciones se puede utilizar agua hervida refrescada. Después de hervir, almacenar en un envase limpio y cubierto en el refrigerador y desechar después de 24 horas. Si se ha obstruido la sonda, recomienda no utilizar una jeringuilla oral más pequeña de 50ml para desbloquear el tubo, pues la presión puede hacer estallar el tubo. Para evitar la obstrucción tras la administración de medicación en adultos: recomienda utilizar un chorro de 30ml de agua para limpiar antes y después de la administración de la medicación. Cuando deben ser administradas varios fármacos, cada uno se debe dar por separado, no mezclado y limpiando el tubo con un chorro de agua de 5 - 10 ml entre cada uno. Pero si se obstruye, usar 50 ml de agua tibia. Si tras el intento todavía siguiera bloqueado: se deben seguir las recomendaciones del fabricante o utilizar una solución de enzima pancreática, aunque esta debe ser prescrita. No se debe utilizar jugo de piña, Coca-Cola u otras bebidas azucaradas y efervescentes.
  • Un protocolo (5) para la valoración del residuo gástrico de un paciente crítico indica en cuanto al procedimiento introducir 50 ml de agua para evitar que la sonda se obstruya. Pinzar la sonda. A los 30 minutos colocamos la sonda a débito. 15 minutos después observamos débito: a) si es < 200 ml, continuar con la infusión de NE a la velocidad fijada; b) si es > 200, valorar aspecto. Iniciar régimen de tolerancia a la NE. Con respecto a este, que tanto para la iniciación a la NE como para el reinicio por residuo gástrico positivo el régimen no debe exceder más de 48 horas. La progresión se realizará a incrementos de ritmo de infusión de 10-15 ml/6 h. Inicialmente se comprueba la tolerancia gastrointestinal al agua durante 9 horas; 100 ml cada 3 horas. Se realizará descanso nocturno si está indicado en el tratamiento médico; A las 24 horas se pinza la sonda, introduciendo 50 ml de agua. A las 4 horas se coloca a bolsa y a las 6 horas se valora el débito. En caso negativo se reinicia la NE.
  • Un sumario de evidencia (6)sobre el manejo de la alimentación nasoentérica indica que la permeabilidad de la sonda es importante para mantener el balance nutricional y de líquidos. Las sondas nasoentéricas son susceptibles de ocluirse después de una interrupción del régimen de alimentación, una aspiración gástrica o la administración de medicamentos por lo que se recomienda purgarlas regularmente para evitar que se bloqueen antes y después de la alimentación y entre cada medicación
  • Un compendio de Cuidados basados en la evidencia (7) sobre la alimentación mediante sonda nasoentérica/nasogástrica indica que para las sondas situadas en el estómago se debe aspirar los contenidos antes de iniciar la alimentación, en cada cambio de bolsa si la alimentación es continua o con más frecuencia según lo prescrito; medir el volumen de lo aspirado; devolver lo aspirado al estómago y purgar con agua. No indica cantidad, pero si que se debe documentar el volumen de lo aspirado y del agua utilizada para purgar. Cuando se acabe un bote de alimento, purgar la sonda de alimentación con agua utilizando una jeringa según lo prescrito.
  • Un compendio de Cuidados basados en la evidencia(8,9) sobre los cuidados del paciente y de la sonda de yeyunostomía, indica que antes de empezar con la alimentación, purgar el tubo cada 6horas con 20-30 ml de agua (según el volumen del tubo). También indica purgar el tubo con agua corriente tibia utilizando el volumen especificado a través del conector en Y del puerto: al comenzar o finalizar la alimentación, en los cambios de bote, antes y después de la administración de la medicación, en todo momento en que se interrumpa la alimentación (incluso de forma temporal). Al terminar la alimentación, la sonda debe enjuagarse con agua corriente según lo indicado, y taparse.

Referencias (9):

  1. M Stroud, H Duncan, J Nightingale. Guidelines for enteral feeding in adult hospital patients. Gut 2003;52(Suppl VII):vii1-vii12 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  2. E. Oria, E. Petrina, A. Zugasti. Problemas agudos de la nutrición en el paciente oncoló gico. An. Sist. Sanit. Navar. 2004; 27 (Supl. 3): 77-86 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  3. Sonda nasogástrica: Administración de fármacos enterales. Compendio de Cuidados basados en la evidencia del JBI COnNECT - 2006. Identificador en JBI COnNECT: RP0720 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  4. Guidelines for the management of enteral tube feeding in adults. CREST. Abril 2004.
  5. Carmona Simarro, JV. Valoración del residuo gástrico en el paciente crítico. Encontrado en www.uninet.edu el 16 de octubre de 2009 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  6. Aye Aye Gyi. Alimentación nasoentérica: manejo. Sumario de Evidencia del Joanna Briggs Institute. 2006. Identificador en JBI COnNECT: ES6393 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  7. Intervention: Alimentación mediante sonda nasoentérica/nasogástrica. Recomendaciones Prácticas del Joanna Briggs Institute. 2006. Identificador en JBI COnNECT: RP1216 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  8. Cuidado de la sonda/tubo de yeyunostomía. Recomendaciones Prácticas del Joanna Briggs Institute. 2006. Identificador en JBI COnNECT: RP1215 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]
  9. Cuidado del enfermo con una sonda de yeyunostomía. Recomendaciones Prácticas del Joanna Briggs Institute. 2005. Identificador en JBI COnNECT: RP0710 [Texto Completo] [Consulta: 03/06/2010]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 2 referencias
  5. Guías de práctica clínica: 2 referencias
  6. Sumario de evidencia: 5 referencias
  7. Información para pacientes: 0 referencia

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Sanidad y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Preevid, respondemos
Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Sanidad y Política Social de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

(W2 - M)