Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Salud Infantil, Salud Mental .

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Vitamina D y trastornos del espectro autista (TEA). La pregunta original del usuario era "¿Existe alguna evidencia del tratamiento de algún tipo de autismo con vitamina D o relación etiológica con su deficiencia?" Vitamin D and autism spectrum disorders (ASD).

En una pregunta muy similar publicada en el banco de preguntas Preevid, en junio de 2010, se hacía referencia a la teoría de que la falta de vitamina D, pudiera ser un factor etiológico de los TEA(1). Tras actualizar la búsqueda, no se ha identificado ninguna guía de práctica clínica (GPC) ni sumario de evidencia(SE) en los que se apoye dicha teoría. Sin embargo, y aunque con un nivel de evidencia bajo, sí se han encontrado revisiones sistemáticas (RS) y ensayos clínicos aleatorizados (ECA), en los que se aportan datos coincidentes con la hipótesis de que los niveles bajos de vitamina D podrían contribuir al desarrollo del TEA y de que la suplementación con esta vitamina, podría mejorar ciertos síntomas de algunos niños con TEA.

El SE de Dynamed(2), indica que la suplementación con vitamina D, puede no mejorar los síntomas conductuales o sensoriales en niños con TEA,  mientras que en los dos SE consultados en UpToDate(3,4) y el Best Practice de BMJ sobre TEA(5),  no se hace referencia al papel de  la vitamina D en la etiología o tratamiento de este trastorno. 

Resumimos a continuación la información contenida en dos RS(6,7) de reciente publicación, en las que se investiga la relación entre niveles bajos de vitamina D y la posible etiología del TEA:  

  • La primera RS(6) resume los estudios publicados en inglés sobre los nutrientes prenatales o la dieta materna en asociación con el TEA de PubMed hasta julio de 2020. En esta revisión sistemática se incluyeron treinta y seis estudios de nueve países; 5 se centraron en la ingesta de multivitamínicos, 3 en la vitamina prenatal, 14 en el ácido fólico (AF); 11 en la vitamina D; 7 en los ácidos grasos poli-insaturados o suplemento de pescado, 3 en el hierro,  1 en la vitamina B12 , 1 en el calcio, 1 en el magnesio y 3 se centraron en hábitos alimentarios maternos diversos. En general, se observa que una ingesta mayor o moderada de multivitamínicos  prenatales, ingesta adecuada de AF y vitamina D se asoció con reducciones en las probabilidades de tener un hijo con TEA, aunque los resultados no han sido uniformes y es necesario aclarar las diferencias en los hallazgos basados ​​en biomarcadores frente a la ingesta informada de estos nutrientes. Los autores informan de que las áreas clave de futuras investigaciones, para comprender mejor el papel de la dieta materna en los TEA, incluyen la necesidad de examinar el efecto combinado de múltiples nutrientes y considerar las interacciones con factores genéticos o ambientales. 

  • En la segunda RS (7) se incluyeron 14 artículos, de los que 10 eran estudios de investigación originales y cuatro estudios de revisión realizados entre 2012 y 2020, señala que sus hallazgos son consistentes con la hipótesis de que los niveles bajos de vitamina D podrían contribuir al desarrollo del TEA, aunque  la solidez de la evidencia es muy baja, ya que se basa exclusivamente en estudios observacionales que no consideraron igualmente todos los factores de confusión importantes y que evaluaron la relación indirecta entre la vitamina D como un sustituto de la exposición a la luz solar y el riesgo de autismo. Hay posibilidad de sesgo de confusión porque una dieta con niveles adecuados de vitamina D también suele ser adecuada en otros micronutrientes. Se necesitan más estudios que examinen la relación entre la vitamina D y el riesgo de autismo, mediante estudios experimentales que permitan detectar los niveles sanguíneos en mujeres embarazadas, sin embargo, hay que tener en cuenta que hacerlo requeriría un diseño con tamaños de muestra muy grandes dada la incidencia del TEA. 

En cuanto al papel que puede ejercer el tratamiento con suplementos a base de vitamina D en personas con TEA se han identificado dos RS(8,9) y dos ECAs(10-11) no incluidos en las  RS:

  • La primera RS con metanálisis(8) de ECAs, cuyo objetivo fue estimar la eficacia de la suplementación con vitamina D como tratamiento en niños con TEA, incluyó estudios con personas <18 años diagnosticadas con TEA y en los que los resultados funcionales se hubieran evaluado  mediante escalas validadas para TEA. Se agruparon las diferencias de las medias (DM) y se realizó un metanálisis con un modelo de efectos aleatorios debido a las diferencias entre los ECA individuales. Hubo cinco ECA con 349 niños con TEA en la revisión, de los cuales tres se incluyeron en el metanálisis. La suplementación con vitamina D indicó una mejora pequeña pero significativa en las puntuaciones de hiperactividad (DM combinada: -3,20; IC del 95%: [-6,06, -0,34]) con baja heterogeneidad (I2 = 10%, p = 0,33), pero no hubo otras diferencias estadísticamente significativas en los síntomas del TEA entre los grupos. En base a estos resultados los autores concluyen que la suplementación con vitamina D parece ser beneficiosa para la hiperactividad, pero no para los síntomas centrales u otros comportamientos y condiciones coexistentes de TEA. Y consideran que se necesitan ECA futuros con muestras de gran tamaño que examinen el efecto de la suplementación con vitamina D en el tratamiento del TEA .

  • En la segunda RS(9) se evaluó la eficacia de intervenciones dietéticas específicas sobre síntomas, funciones y dominios clínicos en sujetos con TEA. Se incluyeron ECA doble ciego y controlados con placebo publicados hasta septiembre de 2017. Entre las variables de resultado se incluyeron 4 dominios clínicos y 17 grupos de síntomas y / o funciones. Se pudo hacer un metaanálisis independiente sobre el efecto clínico de suplementos nutricionales a base de vitaminas, que incluyen vitamina B6, vitamina B12, vitamina C, vitamina D, AF, ácido folínico y combinaciones de diferentes vitaminas. La suplementación con vitaminas fue más eficaz que el placebo en el tratamiento de los siguientes grupos de síntomas y / o funciones: gravedad global, lenguaje, estereotipias, conductas restringidas y repetitivas, problemas de comportamiento e impulsividad e hiperactividad e irritabilidad. A pesar de las limitaciones derivadas de la  heterogeneidad metodológica entre los estudios en términos de la intervención, medidas clínicas y resultados, y características de la muestra, los autores concluyen que estos resultados  sugieren un papel potencial para algunas intervenciones dietéticas específicas en el manejo de algunos síntomas, funciones y dominios clínicos en pacientes con TEA.

  • En el primer ECA(10) sobre la suplementación con vitamina D3, 109 niños de 3 a 10 años con TEA fueron asignados al azar para recibir vitamina D3 a dosis fue de 300 UI / kg / día, sin exceder las 5.000 UI / día o placebo durante 4 meses. Los niveles séricos de 25‐hidroxicolecalciferol (25 (OH) D) se midieron al comienzo y al final del estudio. La gravedad del autismo y la madurez social de los niños se evaluaron mediante la Escala de calificación del autismo infantil (CARS, por sus siglas en inglés), la Lista de verificación de conducta aberrante (ABC), la Escala de capacidad de respuesta social (SRS) y la Lista de verificación de evaluación del tratamiento del autismo (ATEC). Al final del estudio, los niveles séricos medios de 25 (OH) D estaban significativamente elevados en el grupo suplementado con vitamina D (Grupo I) (media ± DE 45,9 ± 17,2 frente a 26,3 ± 12,7; p  = <0,001 ). Sin embargo, no se encontraron cambios significativos para la 25 (OH) D en el grupo de placebo (media ± DE, 27,1 ± 15,1 frente a 28,2 ± 13,8; p  = 0,41). Para los aspectos clínicos, las puntuaciones calificadas de las escalas de comportamiento, fueron significativamente mejores en los niños que recibieron tratamiento de vitamina D3: en  CARS (puntuación media antes = 36,8 ± 5,9, después = 30,3 ± 6,1, p  <0,001); en ABC mejoraron en la irritabilidad (IC del 95%: 0,63–1,89, p  = .01), hiperactividad (IC del 95%: 1,02–2,72, p  = 0,014), aislamiento social (IC del 95%: 1,22–2,84, p  =0,003), comportamiento estereotipado (IC 95%: −5,9 a −0,39, p  <.01) y habla inapropiada (IC 95%: −6,1 a −0,41, p  <0,01); en SRS en el grupo suplementado con vitamina D (Grupo I) en comparación con el grupo de placebo (Grupo II) (IC del 95%: 32,9-48,1, p  <0,01); las evaluaciones ATEC mostraron una mejora estadísticamente significativa en la media total de las puntuaciones ATEC en el Grupo I en comparación con el Grupo II (IC del 95%: 35,2–50,9, p  <0,01). Los efectos adversos informados por los cuidadores fueron leves y transitorios. Para los autores, en este estudio se demuestra la eficacia de la vitamina D3 en pacientes con TEA. No obstante recomiendan, más estudios para investigar las correlaciones entre la respuesta clínica de la vitamina D y los cambios bioquímicos en pacientes con TEA.

  • El segundo ECA(11), plantea la hipótesis de que los niveles séricos de vitamina D se reducen en el TEA y se correlacionan con la gravedad de la enfermedad y de que el tratamiento con vitamina D3 puede ser beneficioso para una parte considerable de niños con TEA. Se incluyeron a 215 niños con TEA y 285 niños sanos; treinta y siete de los 215 niños con TEA recibieron tratamiento con vitamina D3. Para evaluar los síntomas del autismo se utilizaron los tests ABC y CARS. Se utilizó la cromatografía líquida de alta resolución para evaluar el nivel sérico de 25 (OH) D. Se realizaron evaluaciones de los niveles de ABC, CARS y 25 (OH) D sérica antes y después de 3 meses de tratamiento. Se observó que los niveles séricos de 25 (OH) D fueron significativamente más bajos en los niños con TEA que en los niños sin TEA. Los niveles de 25 (OH) D en suero se correlacionaron negativamente con las puntuaciones totales de ABC y las puntuaciones de la subescala de lenguaje. Después de la suplementación con vitamina D3, las puntuaciones de los síntomas se redujeron significativamente en los CARS y ABC. Además, los datos también sugieren que los efectos del tratamiento fueron más pronunciados en los niños más pequeños con TEA. Los resultados sugieren que  la deficiencia de vitamina D podría contribuir a la etiología de los TEA y que la suplementación de vitamina D3, puede mejorar significativamente el resultado de algunos niños con TEA, especialmente los niños más pequeños 

Referencias (11):

  1. Grupo de Trabajo de la Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en Atención Primaria. Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Trastornos del Espectro Autista en Atención Primaria. Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Unidad de Evaluación de Tecnologías Sanitarias. Agencia Laín Entralgo; 2009. Guías de Práctica Clínica en el SNS: UETS Nº 2007/5-3. [https://portal.guiasalud.es/wp-content/uploads/2019/01/GPC_462_Autismo_Lain_Entr_rapid.pdf] [Consulta: 08/11/2020]
  2. DynaMed [Internet]. Ipswich (MA): EBSCO Information Services. 1995 - . Record No. T113665, Autism Spectrum Disorders; [updated 2018 Dec 03, consultado 6 de noviembre 2020]. Available from https://www.dynamed.com/topics/dmp~AN~T113665. Registration and login required.
  3. Augustym M. Autism spectrum disorder: Terminology, epidemiology, and pathogenesis. This topic last updated: May 04, 2020. Voigt RG ed UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com (Consultado el 6 de noviembre 2020).
  4. Weissman L Autism spectrum disorder in children and adolescents: Overview of management. This topic last updated: Dec 19, 2019. Augustym M ed UpToDate. Waltham, MA: UpToDate Inc. http://www.uptodate.com (Consultado el 6 de noviembre 2020).
  5. BMJ Best Practice. Autism spectrum disorder. Last updated: 13 Mar 2018. [https://bestpractice.bmj.com/topics/en-gb/379?q=Autism%20spectrum%20disorder&c=suggested.] [Consulta: 08/11/2020]
  6. Zhong C, Tessing J, Lee BK, Lyall K. Maternal Dietary Factors and the Risk of Autism Spectrum Disorders: A Systematic Review of Existing Evidence. Autism Res. 2020 Oct;13(10):1634-1658. [DOI 10.1002/aur.2402] [Consulta: 08/11/2020]
  7. Uçar N, Grant WB, Peraita-Costa I, Morales Suárez-Varela M. How 25(OH)D Levels during Pregnancy Affect Prevalence of Autism in Children: Systematic Review. Nutrients. 2020 Jul 31;12(8):2311. [DOI 10.3390/nu12082311] [Consulta: 08/11/2020]
  8. Li B, Xu Y, Zhang X, Zhang L, Wu Y, Wang X, Zhu C. The effect of vitamin D supplementation in treatment of children with autism spectrum disorder: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutr Neurosci. 2020 Sep 7:1-11. [DOI 10.1080/1028415X.2020.1815332] [Consulta: 08/11/2020]
  9. Fraguas D, Díaz-Caneja CM, Pina-Camacho L, Moreno C, Durán-Cutilla M, Ayora M, González-Vioque E, de Matteis M, Hendren RL, Arango C, Parellada M. Dietary Interventions for Autism Spectrum Disorder: A Meta-analysis. Pediatrics. 2019 Nov;144(5):e20183218. [DOI 10.1542/peds.2018-3218] [Consulta: 08/11/2020]
  10. Saad K, Abdel&#8208;Rahman AA, Elserogy YM, Al&#8208;Atram AA, El&#8208;Houfey AA, Othman HA, Bjørklund G, Jia F, Urbina MA, Abo&#8208;Elela MGM (2016) Randomized controlled trial of vitamin D supplementation in children with autism spectrum disorder. J Child Psychol Psychiatry. [DOI 10.1111/jcpp.12652] [Consulta: 08/11/2020]
  11. Feng J, Shan L, Du L, Wang B, Li H, Wang W, Wang T, Dong H, Yue X, Xu Z, Staal WG, Jia F. Clinical improvement following vitamin D3 supplementation in Autism Spectrum Disorder. Nutr Neurosci. 2017 Jun;20(5):284-290 [DOI 10.1080/1028415X.2015] [Consulta: 08/11/2020]

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 4 referencias
  2. Ensayos clínicos: 2 referencias
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 1 referencia
  6. Sumario de evidencia: 4 referencias
  7. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  8. Capítulo de libro: 0 referencia

Actualiza a

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Vitamina D y trastornos del espectro autista (TEA). Murciasalud, 2020. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/23876

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )