Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario

Toxiconet

Antídotos

Utilización racional de los antídotos. Administración justificada

Son pocas las intoxicaciones en las que disponemos de antídotos específicos, y, además, no todos ellos tienen la misma eficacia, ya que si bien algunos, en concreto los "antagonistas competitivos" (sustancias que bloquean los receptores del tóxico), son extraordinariamente efectivos y resuelven una situación muy grave en pocos minutos, otros son simplemente coadyuvantes. En nuestro medio, se dispone de algo más de 30 antídotos de eficacia contrastada, pero algunos de ellos no están exentos de efectos secundarios. Según diferentes estudios, sólo se utilizan entre el 1% y el 5-10% de los casos, pero su empleo racional puede prevenir la muerte, reducir la hospitalización o disminuir la morbimortalidad de la intoxicación.

Su uso debe estar justificado, tanto en el adulto como en el niño, por los siguientes criterios:

  1. Especificidad de acción frente al tóxico: el antídoto es específico para la intoxicación.
  2. Estado clínico: la gravedad real o potencial del paciente es elevada.
  3. Analítica toxicológica: los niveles plasmáticos de un tóxico (paracetamol, metanol, monóxido de carbono) pueden ser decisivos para iniciar o suspender un tratamiento antidótico.
  4. Valoración del riesgo-beneficio: Algunos antídotos poseen toxicidad intrínseca y, por tanto, los beneficios esperados deben superan el riesgo asociado y para su empleo no deben existir contraindicaciones, al menos, absolutas.

Como la precocidad es un factor que condiciona la eficacia del antídoto, si está indicado, debe usarse lo antes posible. De ahí el interés del empleo de alguno de ellos en la asistencia extrahospitalaria. Dicho lo anterior, el antídoto es un elemento más en la el tratamiento del paciente intoxicado, como un complemento a la terapia de soporte y a las maniobras que facilitan la disminución de la exposición del paciente al tóxico (reducción de la absorción) y a aquellas que potencian la eliminación del tóxico, por lo que su uso no debe suplir a estas técnicas, sino complementarlas, como ya se ha expuesto.