Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario
Fecha de actualización: 25/06/2010

Setas anticolinérgicas:

Amanita pantherina (seta pantera)

Amanita pantherina
Amanita muscaria

Hábitat y caracteres singulares

La amanita pantherina es una seta tóxica que crece desde finales de verano a principios de invierno en todo tipo de bosques. Posee un pie esbelto y largo con anillo fibroso y frágil. El sombrero, cubierto por finas escamas blancas, es globoso al principio, para transformarse después en convexo y, por último, aplanado. Láminas blancas bajo el sombrero. Color que varía del pardo oscuro al marrón claro.

Toxicidad

La Amanitas (pantherina, muscaria y gemmata) contienen toxinas que son derivados isoxazólicos, como al ácido iboténico y su forma descarboxilada, el muscinol, que actuán como análogos del GABA, es decir como agentes gabamiméticos. La ingestión puede ser intencional o accidental en los niños por confusión entre la A. muscaria y la A. caesarea (oronga).

Clínica

Provocan la aparición precoz de síntomas neurológicos que recuerdan la intoxicación por plantas tropánicas como la belladona. Tras 30-120 minutos desde la ingesta se presenta confusión, alteración del estado de conciencia, delirio, agitación acompañada de agresividad y en ocasiones alucinaciones. Es excepcional que aparezca depresión neurológica. El cuadro se autolimita en pocas horas.

Tratamiento

Debe realizarse lavado gástrico y administrar carbón activado. El tratamiento de soporte y sintomático puede ser suficiente junto a una benzodiacepina como sedante. Si aparecen efectos anticolinérgicos graves puede utilizarse el antídoto fisostigmina o eserina, un alcaloide natural del haba de Calabar que bloquea de manera eficaz y reversible la enzima acetilcolinesterasa, haciendo que la acetilcolina se acumule en los receptores. Atraviesa la barrera hematoencefálica, siendo por tanto útil para revertir los síntomas anticolinérgicos sobre el SNC y periférico. Otros inhibidores de la colinesterasa, como la neostigmina o la piridostigmina, al no atravesar dicha barrera, no son eficaces para neutralizar la toxicidad atropínica a nivel central.

Bibliografía

Acceso a la bibliografía