Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario
Fecha de actualización: 21/07/2010

Nefrotóxicas

Amanita próxima

Sinónimos: oronja blanca

Identificación

Amanita próxima, en estadio precoz
A. próxima, en estadio precoz
Amanita próxima (seta desarrollada)
A. próxima (seta desarrollada)

Hábitat y caracteres singulares

En estadios muy precoces presenta el aspecto de un huevo. Con el desarrollo rompe la volva, que persiste en la base como un saco membranoso de color ocre-rojizo. El pie puede llegar a alcanzar unos 10-12 cm de altura y presenta un anillo membranoso, blanco, en el tercio superior. Sombrero blanco de hasta 10 cm, al principio fuertemente convexo que después se despliega. Láminas apretadas blanco crema.

Se trata de una seta poco común (los únicos casos de intoxicación descritos se han producido en las Islas Baleares), que crece desde finales de verano hasta bien entrado el otoño en bosques de pinos y encinas. Comparte hábitat con una seta muy similar, la Amanita ovoidea, comestible y con volva de color blanco, lo que explica la mayoría de las intoxicaciones. En cualquier caso, se debe tener la precaución de no ingerir amanitas blancas, no sólo para evitar la confusión entre A. próxima y A. ovoidea, sino por la existencia de especies potencialmente mortales por su hepatotoxicidad, como son la A. verna y la A. virosa.

Toxicidad

Se debe a un aminoácido no proteico (ácido-2 amino 4,5 exadienoico), relacionado con la nor-leucina.

Clínica

Presencia de síntomas digestivos tras un periodo de latencia de 8-14 horas tras la ingesta. La intensidad del cuadro coleriforme nunca es como el de la intoxicación por Amanita phalloides. En más de la mitad de los intoxicados, entre 2 y 4 días tras la ingesta, aparecen signos de insuficiencia renal con oligo-anuria y aumento de la creatinina plasmática que puede requerir hemodiálisis. Estos pacientes muestran, además, una citolisis hepática moderada. La afectación visceral suele ser reversible, aunque se ha descrito algún caso con desenlace fatal.

Tratamiento

Es sintomático y de soporte, a realizar siempre en el medio hospitalario por la posible afectación visceral.

Cortinarius orellanus

Sinónimos: cortinario de montaña

Identificación

Cortinarius orellanus
Cortinarius orellanus
Sombrero (detalle de la zona central mamelonada
Sombrero (detalle de la zona central mamelonada
Láminas (detalle)
Láminas (detalle)

Hábitat y caracteres singulares

Sombrero de hasta 7 cm, al principio convexo y luego aplanado de color rojo anaranjado o pardo rojizo vivo, con una zona central mamelonada. Láminas espaciadas escotadas adherentes, de color amarillo anaranjado a pardo anaranjado. El pie es de color similar, pero algo más pálido y puede alcanzar unos 10 cm de altura. Seta poco común que crece en otoño en bosques de caducifolios, de montaña media y alta. Se confunde con una seta comestible de parecido aspecto, el Chroogomphus rutilus (pata de perdiz), cuya carne toma con la cocción un aspecto morado característico, lo que no ocurre con la seta tóxica.

Toxicidad

Su mecanismo de toxicidad está mediado por oligopétidos (las cortinarias) y un derivado biperidílico (la orellanina). Esta última no puede determinarse en sangre y orina, pero si en biopsias de tejido renal hasta transcurridos 2 meses de la intoxicación. Otras especies del género Cortinarius implicadas son el C. speciosissimus (actualmente C. rubellus) y C. brunneofulvus.

Clínica

Tras un periodo asintomático de varios días (los primeros síntomas aparecen entre 2 a 17 días después de la ingesta), los intoxicados presentan sed intensa, dolor lumbar e incluso osteoarticular generalizado y pérdida progresiva de la función renal que en el 50% de los casos se hace irreversible. Los síntomas gastrointestinales son escasos o incluso inexistentes.

Tratamiento

Es sintomático y de soporte, a realizar siempre en el medio hospitalario por la eventual necesidad de hemodiálisis. En caso de grave lesión renal irreversible, será necesario incluir al paciente en un programa de hemodiálisis periódica y plantear el trasplante de riñón.

Casos clínicos

  • Caso clínico número 1. Rojas P, González JD, Canalejo D, Sánchez A, Cabrera R, Martín J. Insuficiencia renal aguda tras consumo de setas. Nefrología 2008;28:559-60.
  • Soto E, Piqueras J, Elizalde J. Comentario a "Insuficiencia renal aguda tras consumo de setas". Nefrología 2009;29:608.
  • Caso clínico número 2. Gallego S, Suárez MA, Luengo J, González P, Castellano I. Fracaso renal agudo tras ingestión de setas: síndrome orellánico. Nefrología 2008; 28 (3) 351-352.

Bibliografía

Acceso a la bibliografía