Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Cuidados de Enfermería, Geriatría, Urologia . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

En una mujer de 89 años, en su domicilio, con sonda vesical permanente por infecciones y retención urinaria persistente(1 año)¿si se le retira la sonda mejoraría la calidad de vida y tendría menos infecciones y retenciones urinarias? La pregunta original del usuario era "Paciente mujer de 89a. con infecciones de orina desde octubre de 2008, con varios ingresos con descompensanción importante de glucemias(500mg/dl),urólogo recomienda sondar a la paciente cada 2 ó 3 horas debido a que retiene orina.Ante la imposibilidad de sondar tantas veces en su domicilio se opta por sonda vesical (SV) permanente, sigue con infecciones de repetición, solo que mejor controladas, no ha precisado ingresos desde entonces, ¿si se retira SV permanente, con cultivos periódicos, mejoraría la calidad de vida de la paciente y tendría menos infecciones urinarias?"

Un Ensayo Clínico Aleatorizado (ECA)(1)compara la cateterización intermitente (CI) con la cateterización permanente (CP), durante dos semanas, en mujeres (65 años o mas) con retención urinaria con un volumen residual > o = 300 ml (RUVR), ingresadas en una residencia geriátrica. Asignaron a las pacientes aleatoriamente en dos grupos: uno con CI (n=36) y otro con CP (n=45). El resultado primario era la proporción de sujetos que tenían un RUVR < 150 ml el día 14. Los resultados secundarios fueron el tiempo transcurrido hasta a estar libres del catéter y el índice de bacteriuria el día 14. Los autores concluyen que dado que el índice de éxito fue similar en ambos grupos con respecto a la recuperación de la función de la vejiga y el índice similar de bacteriuria, y considerando que el grupo con CI solo sufrió una media de 3 CI, piensan que la recomendación de la CI cuando era requerida sería justificada en el manejo de la retención urinaria femenina, pues la presencia de CP obstaculizaría la rehabilitación y afectaría a la calidad de vida de la paciente

Un estudio(2)sobre la CI limpia, realizada por el cuidador, en 56 mujeres mayores de 65 años, con retención urinaria persistente y con disminución de las capacidades cognoscitivas y otras incapacidades, indica que el 54% de las pacientes fueron continentes después de un período medio de 6 semanas (radio de acción de 1 a 40 semanas). El 27% tenía una mejora significativa de los síntomas de incontinencia urinaria y los volúmenes residuales de orina llegaron a ser progresivamente más pequeños. El 19% fallaron el programa. Se señala que influyó en la recuperación la edad del paciente, el cuidador que realizaba la CI y el desarrollo de la infección de vías urinarias relacionada con el catéter. El 25% de los pacientes desarrolló infección de vías urinarias sintomática que fue asociada a un retraso en la recuperación de la retención. También fue asociado a la presencia de diabetes mellitus preexistente, de demencia y a otras dolencias predisponentes.

En un estudio comparativo (3) en 407 pacientes con bacteriuria, tratados con cateterización intermitente limpia (CIL) durante 1 año, se encontró bacteriuria significativa en el 50,6% de 1413 muestras de orina analizadas. La Escherichia Coli era la especie dominante (54,8%), siendo la distribución diferente en varones y hembras, pero no había diferencias entre los pacientes del CIL y un grupo de referencia de pacientes no internados. Por otra parte, se encontró una frecuencia más alta de la resistencia entre enterobacterias en muestras de los pacientes con CIL comparados al grupo de referencia. Los autores concluyen que la mayoría de pacientes con CIL con bacteriuria no tenía ningún síntoma, y que la bacteriuria por sí misma no parece ser una indicación para el tratamiento en la mayor parte de estos pacientes.

Un estudio retrospectivo(4)investiga si la CI es una alternativa mejor a la CP en ancianos (14 mujeres, 7 hombres) con una edad media de 76,5 años, con retención urinaria (RUVR del 50% de la capacidad de la vejiga). El período medio de observación con respecto a la CI fue de 27,9 meses. Dieciocho de los 21 pacientes señalaron mejora de la calidad de vida debido a: la restauración del continente urinario, disminución de la frecuencia diurna, de la nicturia y la urgencia urinaria y disminución de las infecciones urinarias. El estudio concluye que la auto CI es una técnica segura y valiosa en los pacientes ancianos debido a la baja actividad de contracción del detrusor. Se restaura el continente urinario y la urgencia, se disminuyen la frecuencia diurna y la nicturia, y disminuye el porcentaje de infección de vías urinarias, dando por resultado la mejora de la calidad de vida. Por lo tanto, los autores recomiendan fuertemente la auto CI en pacientes ancianos.

Un Best Practice(5)sobre la cateterización urinaria y sus cuidados indica que la CI es la alternativa preferida a la CP para aquellos pacientes que vacían de forma incompleta la vejiga, lo que les proporciona seguridad y aceptabilidad de la técnica. Para la realización de la auto CI es imprescindible que tengan la destreza, la capacidad y el deseo de manejar el procedimiento, aunque la CI se puede realizar, tanto por trabajadores de la atención sanitaria como por cuidadores, después del entrenamiento apropiado de estos, y con consentimiento del paciente, si este no puede realizarla el mismo. Cuando la CI está siendo realizada por cuidadores o profesionales, deben seguir las mismas precauciones y técnicas que para la CP, lo que reducirá el riesgo de infección. También indica que se puede producir retención urinaria después de retiro de la CP. Si se presentara este problema recomienda medir el volumen residual en los primeros días tras el retiro.

Una Guía de Práctica Clínica (GPC)(6)sobre el manejo de la infección bacteriana de zona urinaria en adultos, que incluye a mujeres mayores y comorbilidad como la diabetes, indica que la duración de la cateterización esta sólidamente asociada al riesgo de infección, pues la larga duración de la implantación del catéter provoca una mayor probabilidad  de infección. La CI está asociada con una menor incidencia de bacteriuria asintomática. La GPC define como catéter a largo plazo cuando la duración de implantación es mayor de 28 días. También señala que la bacteriuria es común en la población de mujeres mayores institucionalizadas y población con CP a largo plazo.

Una Revisión Sistemática (RS)(7)sobre el tratamiento vesical a largo plazo con CI, tanto en adultos como en niños, compara, entre otras intervenciones, la colocación de la sonda realizada por el paciente versus por terceros y otras estrategias diseñadas para reducir la Infección Urinaria (IU) respecto a la incidencia de IU sintomática, hematuria, otras infecciones y la preferencia de los usuarios mediante el uso de CI cuando hay vaciamiento incompleto de la vejiga, concluye que existe una escasez de pruebas como para afirmar que la incidencia de la IU es afectada por el uso de la técnica estéril o limpia, las sondas recubiertas o no recubiertas, las sondas de uso único (estéril) o múltiple (limpia), la colocación de la sonda realizada por el paciente o la colocación de la sonda realizada por terceros u otra estrategia. Las pruebas de la investigación actual son débiles y existen problemas significativos de diseño. Dadas las circunstancias actuales del control de infecciones y la resistencia a los antibióticos, se recomiendan firmemente más estudios bien diseñados. Señalan finalmente que en base a los datos actuales, no es posible afirmar si un tipo de sonda, técnica o estrategia es mejor que otro.


Referencias (7):

  1. Tang MW, Kwok TC, Hui E, Woo J. Intermittent versus indwelling urinary catheterization in older female patients. Maturitas. 2006 Feb 20;53(3):274-81. [DOI 10.1016/j.maturitas.2005.05.014] [Consulta: 25/08/2010]
  2. Lieu PK, Chia HH, Heng LC, Ding YY, Choo PW. Carer-assisted intermittent urethral catheterisation in the management of persistent retention of urine in elderly women. Ann Acad Med Singapore. 1996 Jul;25(4):562-5. [http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8893931] [Consulta: 25/08/2010]
  3. Bakke A, Digranes A. Bacteriuria in patients treated with clean intermittent catheterization. Scand J Infect Dis. 1991;23(5):577-82. [DOI 10.3109/00365549109105181] [Consulta: 25/08/2010]
  4. Pilloni S, Krhut J, Mair D, Madersbacher H, Kessler TM. Intermittent catheterisation in older people: a valuable alternative to an indwelling catheter?. Age Ageing. 2005 Jan;34(1):57-60. Epub 2004 Nov 10. [DOI 10.1093/ageing/afh233] [Consulta: 25/08/2010]
  5. Urinary Catheterisation & Catheter Care Best Practice Statement. NHS Quality Improvement Scotland 2004 June 2004.
  6. SIGN. Management of suspected bacterial urinary tract infection in adults. July 2006. [http://www.sign.ac.uk/sign-88-management-of-suspected-bacterial-urinary-tract-infection-in-adults.html] [Consulta: 25/08/2010]
  7. Moore KN, Fader M, Getliffe K. Tratamiento vesical a largo plazo con sondaje intermitente en adultos y niños (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 1 referencia
  2. Ensayos clínicos: 2 referencias
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 2 referencias
  4. Consenso de profesionales: 0 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 2 referencias
  6. Sumario de evidencia: 0 referencia
  7. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  8. Capítulo de libro: 0 referencia

Más Información

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. En una mujer de 89 años, en su domicilio, con sonda vesical permanente por infecciones y retención urinaria persistente(1 año)¿si se le retira la sonda mejoraría la calidad de vida y tendría menos infecciones y retenciones urinarias? Murciasalud, 2009. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/16615

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )