Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario. Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal. Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud >> BVMS >> Preevid
Consejería de Salud
Servicio Murciano de Salud
Compartir:
  • Enviar a Me gusta en Facebook
  • Twittear
  • Whatsapp

Incluida en el banco de preguntas el . Categorías: Cuidados Intensivos, Urgencias/Emergencias . La información ofrecida puede no estar actualizada. Es posible que nuevos estudios o publicaciones modifiquen o maticen la respuesta dada.

Health professionals Servicio Murciano de Salud. Consejería de Salud. Región de Murcia

Hipotermia terapéutica en supervivientes de parada cardiorrespiratoria. Utilización de mantas térmicas. La pregunta original del usuario era "¿Cómo inducir la hipotermia tras una parada cardiorrespiratoria (PCR)?, ¿hasta que temperatura es eficaz?. ¿Efectividad de la manta térmica a 32ºC para producirla?"

Las guías de práctica clínica (GPC) sobre reanimación cardiopulmonar en adultos que han sido revisadas(1,2,3) coinciden en aconsejar inducir hipotermia terapéutica en pacientes inconscientes que han recuperado la circulación espontánea tras una parada cardiorrespiratoria. La evidencia disponible muestra un claro beneficio de esta técnica (en cuanto a supervivencia y daño neurológico) en los pacientes comatosos con ritmo inicial desfibrilable (fibrilación/taquicardia ventricular) y, aunque hay datos limitados de su efectividad en pacientes con ritmo inicial no desfibrilable (asistolia, actividad eléctrica sin pulso), también en este grupo de pacientes se sugiere su aplicación.

Como resumen respecto a esta técnica terapéutica indicar que:

  • Los documentos recomiendan comenzar con la HT  “lo antes posible” (idealmente en las primeras 6 horas tras la recuperación del pulso), valorando su inicio en el medio extrahospitalario.
  • La temperatura corporal a conseguir estarían en torno a los 32-34ºC.
  • Se describen diversos métodos de enfriamiento: métodos extracorpóreos (entre ellos la utilización de mantas térmicas) o enfriamiento intravascular con catéteres endovasculares o infusión de líquidos fríos. También se mencionan otros métodos invasivos como la hemofiltración o circulación extracorpóre.
  • En el momento actual, la evidencia disponible no permite establecer prioridades entre las distintas técnicas de enfriamiento.

En cuanto a los aspectos generales de esta técnica y su aplicación, en dos de las GPC(2,3) se especifica que:

El enfriamiento se realizaría en los primeros momentos (de minutos a horas) tras la recuperación de la circulación espontánea y se mantendría una temperatura entre 32 y 34ºC durante 12-24 horas.

Se pueden utilizar técnicas de enfriamiento externas y/o internas para iniciar el enfriamiento.

La infusión de 30 ml/kg de solución salina o solución de Hartmann 4ºC disminuye la temperatura central en aproximadamente 1,5 ºC y esta técnica puede ser utilizada para iniciar el enfriamiento en ámbito prehospitalario. La infusión de líquidos fríos por sí solos no se pueden utilizar para mantener la hipotermia, pero la adición de bolsas de hielo pueden controlar la temperatura adecuadamente.

Otros métodos de inducción y/o mantenimiento de la hipotermia son:

  • Las bolsas de hielo y/o toallas húmedas: son métodos de bajo coste pero pueden requerir más tiempo, dar lugar a mayores fluctuaciones de la temperatura, y no permiten controlar el recalentamiento.
  • Mantas o colchones de enfriamiento .
  • Enfriamiento transnasal evaporativo.
  • Mantas con agua o aire circulante.
  • Sistemas de almohadillas de hidrogel.
  • Intercambiador de calor intravascular, colocado generalmente en las venas femoral o subclavia.
  • Circulación extracorpórea.

En la fase de mantenimiento, se prefiere un método de enfriamiento con monitorización efectiva de la temperatura para evitar fluctuaciones. Esto se consigue mejor con dispositivos de enfriamiento, externos o internos, que incluyen retroalimentación continua de la temperatura para mantener una temperatura diana.

Hasta el momento, no hay datos que indiquen que una técnica de refrigeración específica aumenta la supervivencia en comparación con cualquier otra técnica de enfriamiento. Sin embargo, los dispositivos internos permiten un control de la temperatura más preciso en comparación con las técnicas externas.

El recalentamiento debe ser realizado poco a poco: la tasa óptima no se conoce, pero el consenso actual establece como recomendable unos 0,25-0,5ºC de calentamiento por hora.

En un documento de consenso(4) elaborado por miembros de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias encontramos que:

  • Recomiendan tomar la decisión de la indicación de HT durante la fase inmediata del síndrome postparada cardiaca (en los primeros 20 minutos) y, si está indicada, iniciarla lo antes posible.
  • Consideran aconsejable una duración de 24 horas, aunque si se presentaran complicaciones podría acortarse a un periodo de entre 12 y 24 horas.
  • Respecto al grado de enfriamiento, también recomiendan bajar la temperatura corporal hasta 32-34ºC, habitualmente a un ritmo de disminución de 1-1,3ºC por hora. En este punto se añade que no se debe enfriar por debajo de los 32ºC, ya que el sobre-enfriamiento puede conllevar peores resultados.
  • En relación a los métodos para realizar la HT, indica:
  • Cada centro, dependiendo de sus necesidades y posibilidades debe elegir el sistema que más le conviene y adaptarlo a sus algoritmos y protocolos de actuación.
  • La administración de fluidos intravenosos fríos (generalmente 30–40 ml/kg de fisiológico al 0,9% o solución de lactato sódico compuesta, enfriados a 4ºC), por su sencillez y rapidez de aplicación es la técnica más utilizada por los dispositivos de emergencias extrahospitalarios y los servicios de urgencia hospitalarios para la inducción de la HT. Habitualmente a este método se asocia el uso de bolsas de hielo colocadas en axilas, ingles y alrededor del cuello y la cabeza. Estas técnicas han mostrado ser seguras y eficaces, pero tienen la dificultad de mantener la hipotermia, por lo que luego se deben  asociar otros métodos que mantengan al paciente en la temperatura deseada.
  • Para mantener la HT se dispone de técnicas de superficie o métodos invasivos endovasculares. Los sistemas de superficie disponibles, por ejemplo mantas o colchones que enfrıían con aire o con agua circulante, se describen como sencillos de utilizar pero necesitan entre 2 y 8 h para conseguir el enfriamiento y,en general, son menos eficientes en cuanto a la disminución de la temperatura de algunos órganos diana, como el cerebro o el corazón, que los sistemas invasivos.
  • En cualquier caso, en este documento, al igual que en las guías, se comenta que no está claro cuál es el sistema óptimo de inducción/mantenimiento de la hipotermia.

En el sentido de este último concepto, un informe de evaluación de tecnologías sobre la HT tras paro cardiorrespiratorio(5) tampoco encontró evidencia suficiente para recomendar un método de enfriamiento sobre otro (salvo en el caso de la hemofiltración que resultó ser inefectiva).

El sumario de evidencia de Uptodate(6) sobre los cuidados del paciente adulto tras parada cardiorrespiratoria encontramos similar información a la referenciada y, en relación a los métodos de inducción/mantenimiento, vuelve a mencionar que no hay evidencia que muestre la superioridad de un método de enfriamiento sobre otro y que en la práctica clínica se emplea habitualmente la combinación de métodos intravasculares y de superficie. En este caso se propone, para la inducción de HT,  infundir solución salina fría utilizando una bolsa de presión al mismo tiempo que se aplica enfriamiento de la superficie mediante el uso de mantas de enfriamiento (envolviendo al paciente) y paquetes de hielo en axilas, ingles y cuello.

No se han localizado ensayos clínicos posteriores a la documentación seleccionada en los que se compare específicamente la efectividad de mantas de enfriamiento con otros métodos de inducción/mantenimiento de la HT.

Referencias (6):

  1. Field JM, Hazinski MF, Sayre MR, Chameides L, Schexnayder SM, Hemphill R, Samson RA, Kattwinkel J, Berg RA, Bhanji F, Cave DM, Jauch EC, Kudenchuk PJ, Neumar RW, Peberdy MA, Perlman JM, Sinz E, Travers AH, Berg MD, Billi JE, Eigel B, Hickey RW, Kleinman ME, Link MS, Morrison LJ, O''''Connor RE, Shuster M, Callaway CW, Cucchiara B, Ferguson JD, Rea TD, Vanden Hoek TL. Part 1: executive summary: 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2010 Nov 2;122(18 Suppl 3):S640-56. [http://circ.ahajournals.org/content/122/18_suppl_3/S640.full.pdf] [Consulta: 22/06/2012]
  2. Resuscitation Guidelines. Resuscitation Council (UK), October 2010. [http://www.resus.org.uk/pages/GL2010.pdf] [Consulta: 22/06/2012]
  3. Deakin CD, Nolan JP, Soar J, Sunde K, Koster RW, Smith GB, Perkins GD. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2010 Section 4. Adult advanced life support. Resuscitation. 2010 Oct;81(10):1305-52. [http://resuscitation-guidelines.articleinmotion.com/article/S0300-9572%2810%2900443-0/pdf/european-resuscitation-council-guidelines-for-resuscitation-2010-section-4-adult-advanced-life-support] [Consulta: 22/06/2012]
  4. Martín-Hernández H, López-Messa JB, Pérez-Vela JL, Molina-Latorre R, Cárdenas-Cruz A, Lesmes-Serrano A, Alvarez-Fernández JA, Fonseca-San Miguel F, Tamayo-Lomas LM, Herrero-Ansola YP; miembros del Comité Directivo del Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC. [Managing the post-cardiac arrest syndrome. Directing Committee of the National Cardiopulmonary Resuscitation Plan (PNRCP) of the Spanish Society for Intensive Medicine, Critical Care and Coronary Units (SEMICYUC)]. Med Intensiva. 2010 Mar;34(2):107-26. [DOI 10.1016/j.medin.2009.09.001] [Consulta: 22/06/2012]
  5. Pichon Riviere A, Augustovski F, Garcia Marti S, Glujovsky D, Lopez A, Rey-Ares L, Bardach A, Regueiro A, Alcaraz A, Valanzasca P, Elorriaga N, Romano M, Rojas J. Hipotermia terapeutica en pacientes resucitados de un paro cardiaco. [Therapeutic hypothermia in patients who underwent cardiac arrest resuscitation] Buenos Aires: Institute for Clinical Effectiveness and Health Policy (IECS). Informe de Respuesta Rapida No 224. 2011. (Consultado en http://www.iecs.org.ar el 21/06/2012) [Precisa registro gratuito para acceder al resumen]
  6. Rittenberger JC, Callaway CW. Post-cardiac arrest management in adults. This topic last updated: mar 8, 2012. In: UpToDate, Rose, BD (Ed), upToDate,Waltham, MA, 2012. (Consultado el 20/06/2012 en www.uptodate.com)

Estas referencias son del tipo:

  1. Metaanálisis y/o revisiones sistemáticas: 0 referencia
  2. Ensayos clínicos: 0 referencia
  3. Cohortes, casos controles, serie de casos clínicos: 0 referencia
  4. Consenso de profesionales: 1 referencia
  5. Guías de práctica clínica: 3 referencias
  6. Sumario de evidencia: 1 referencia
  7. Evaluación de tecnologías sanitarias: 1 referencia
  8. Información/ material de ayuda para pacientes: 0 referencia
  9. Capítulo de libro: 0 referencia

Más Información

Preguntas relacionadas

Pregunta contestada por

Cita recomendada

Banco de Preguntas Preevid. Hipotermia terapéutica en supervivientes de parada cardiorrespiratoria. Utilización de mantas térmicas. Murciasalud, 2012. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/19090

Advertencia sobre la utilización de las respuestas

Las contestaciones a las preguntas formuladas, se elaboran con una finalidad exclusivamente formativa. Lo que se pretende, es contribuir con información al enriquecimiento y actualización del proceso deliberativo de los profesionales de la Medicina y de la Enfermería. Nunca deberán ser usadas como criterio único o fundamental para el establecimiento de un determinado diagnóstico o la adopción de una pauta terapéutica concreta.

De ningún modo se pretende sustituir, avalar o tutelar la responsabilidad del médico. Esta deriva de sus propias decisiones y sólo por él debe ser asumida, no pudiendo ser compartida por quienes sólo le han informado. La Consejería de Salud y el Servicio Murciano de Salud, rechazan a priori toda responsabilidad respecto de cualquier daño o perjuicio que se pueda imputar a la utilización total o parcial de la información aportada y que fue solicitada previamente por el profesional médico o de enfermería.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia

(c) Consejería de Salud de la Región de Murcia

Contacto: Ronda de Levante, 11, 30008, Murcia 5ª Planta

Teléfono: 968 36 89 57

( - )