Uso de cookies Cerrar [X]

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del usuario.

Las cookies utilizadas no contienen ningún tipo de información de carácter personal.

Si continua navegando entendemos que acepta su uso. Dispone de más información acerca de las cookies y cómo impedir su uso en nuestra política de cookies.

Murciasalud, el portal sanitario de la Región de Murcia Consejería de Sanidad Servicio Murciano de Salud
Cerrar
Avanzada Mapa web
Secciones Buscar Cuenta
Cerrar
Acceso con DNIe Olvidé la contraseña Nuevo usuario
  • Fuente: Dir. Gral. de Atención
    al Ciudadano y Drogodependencias
  • Actualización: Octubre 2012

Programa de seguridad del paciente en la Región de Murcia

Información y sensibilización a pacientes y profesionales sobre seguridad del paciente

Documentos destacados

Plan de formación en seguridad de pacientes

Pacientes

En este apartado divulgamos información y conocimientos, para mejorar y facilitar la participación de la ciudadanía en nuestro sistema de salud, mejorar la calidad percibida por los usuarios de los servicios prestados, y para mejorar la eficiencia del mismo.

Estas recomendaciones tienen el objetivo de ayudar a los pacientes, familiares y cuidadores a recibir una mejor atención sanitaria y evitar que ocurran efectos no deseados.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra seguridad?

  1. La mejor manera de asegurar una correcta asistencia es colaborar activamente con el personal médico y de enfermería:
    • La manera más importante de prevenir efectos no deseados es participar activamente en su propia atención sanitaria. Esto significa participar en cada decisión que se tome respecto a su salud. Los estudios nos indican que los pacientes involucrados en su cuidado tienden a obtener mejores resultados.
    • Una buena comunicación entre pacientes y profesionales de la salud puede ayudar a evitar el error en el diagnóstico de la enfermedad.
    • Es muy importante explicar en detalle toda la información clínica: ¿Qué le sucede? El tipo de molestia o dolor que siente, desde cuándo, dónde.... No se avergüence de comentar cualquier aspecto relacionado con su consulta.
    • Asegúrese que todos los profesionales de la salud que participan en su atención tengan toda la información importante acerca de usted.
    • Proporcione todos los análisis, radiografías, pruebas o informes que tenga relacionados con el proceso por el que consulta.
    • El personal médico o de enfermería necesita saber todos sus hábitos: Si es fumador, si toma medicamentos o algún tipo de drogas…
  2. Pregunte si tiene preocupaciones o dudas:
    • Los pacientes que están informados y participan en su proceso de atención, tienen una mayor probabilidad de aceptar el tratamiento elegido por el médico y de hacer lo necesario para contribuir a que el tratamiento alcance los resultados esperados.
    • No dude en preguntar cualquier cosa, aclare lo que sabe o no sabe de su enfermedad, los síntomas, la evolución, las posibles complicaciones, la duración del tratamiento y otras alternativas de tratamiento…
    • Un familiar o persona de confianza puede ayudarle a tener una asistencia más segura y comprensible. Esta compañía se recomienda en el momento de hacer preguntas, para entender mejor las explicaciones o para facilitar la información a los profesionales de la salud que le atienden.
    • Si después de visitar al profesional sanitario, le surgen preocupaciones o dudas sobre el diagnóstico o tratamiento médico, no dude en pedir más explicaciones. Asegúrese de que entiende perfectamente todas sus respuestas.
  3. Conozca su medicación:
    • Asegúrese de que tanto los médicos como la enfermería que le atiende, conocen todos los medicamentos que toma. Esto incluye medicamentos recetados o sin receta, suplementos dietéticos, vitaminas, productos de herbolario, etc.
    • Es importante verificar que toma el tratamiento prescrito de la manera correcta. Si usted no entiende una receta, cuándo o cómo debe tomar un medicamento, o si tiene alguna otra pregunta, pida que se lo aclaren.
    • Es necesario que informe sobre cualquier alergia o reacción adversa que haya tenido a medicamentos. Debe recordar el nombre (o llevarlo escrito).
    • Puede hacer una lista de todos los medicamentos que toma y aprovechando una visita o por lo menos una vez al año, hable sobre ellos con el personal que le atiende, así consigue mantener su historia clínica al día y contribuye a tener una mejor atención sanitaria.
  4. Si tiene que hacerse pruebas:
    • Si se le realiza algún tipo de análisis o prueba pregunte para qué se le realiza, si necesita preparación, las complicaciones o efectos secundarios que puede tener.
    • Vea cuándo y cómo recibirá los resultados.
    • No olvide pedir cita con su médico para conocer los resultados.
  5. En el hospital:
    • Si está hospitalizado:
      • Asegúrese de estar correctamente identificado con el sistema que utilice el hospital.
      • Si va a ser operado, confirme la cirugía que le van a realizar y el motivo de la intervención, y en los casos donde pueda haber equivocación reafirme el lado de la cirugía.
      • Si está conforme, firme el consentimiento informado.
      • Infórmese y colabore si precisa preparación preoperatoria (ayunas, preparación de la piel, dentadura, lentes de contacto…)
  6. Si ha estado hospitalizado:
    • Antes de darle el alta asegúrese de entender perfectamente el plan de tratamiento que debe seguir en casa.
    • Pida su informe de alta y la medicación necesaria hasta el momento en que pueda acudir a su médico de Atención Primaria.
    • No se olvide llevar el informe de alta hospitalaria a su médico de Atención Primaria o solicitar atención domiciliaria, si así lo necesitara.

Profesionales

Mejorar la seguridad del paciente en la atención sanitaria es el objetivo principal de todas las organizaciones que prestan servicios sanitarios.

Se entiende por seguridad del paciente todas las actuaciones que tienen como objetivo final evitar que sucedan eventos adversos debidos al proceso asistencial. Como regla general, la seguridad disminuye cuando no respetamos la correcta práctica asistencial establecida por la mejor evidencia científica disponible.

Buenas prácticas

Los profesionales implicados en la seguridad de sus pacientes:

  1. Están bien informados y facilitan la comunicación entre profesionales compartiendo la información:
    • Están informados sobre las mejores prácticas en seguridad del paciente basadas en conocimientos científicos de medicina basada en la evidencia.
    • Conocen los proyectos del programa de seguridad del paciente en su comunidad y en su centro y colaboran activamente en su implantación.
    • La elaboración e implantación de vías clínicas y su seguimiento disminuyen la incidencia de eventos adversos.
    • Conocen los eventos adversos más frecuentes en su ámbito, así como las acciones dirigidas a la prevención.
    • Colaboran notificando los incidentes de seguridad en su centro. Los estudios muestran que el análisis detallado de los eventos adversos puede ayudar a la detección de oportunidades de mejora, realización de acciones correctoras y, en consecuencia, a la disminución de eventos posteriores.
  2. Evitan la transmisión de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria.
    • Colaborando con una adecuada higiene de manos antes de tener contacto directo con el paciente, antes de la realización de prácticas asépticas y después del contacto con el paciente o el entorno del paciente.
  3. Comprueban la identificación del paciente:
    • La identificación de los pacientes es un elemento clave en la seguridad del paciente. Las consecuencias de un error de identificación pueden ser graves en el caso de la administración de medicamentos, transfusiones de sangre, cirugía o pruebas de diagnóstico.
    • Para su correcta identificación es necesario cotejar dos datos identificativos del paciente (nombre y apellidos, DNI, nº de historia clínica…).
    • En caso de intervención quirúrgica y si procede, identifique el sitio correcto marcando el lado de la cirugía a intervenir.
  4. Conocen las alergias y todos los medicamentos que el paciente está tomando:
    • Los errores de medicación son la principal causa de eventos adversos relacionados con la salud.
    • Se asegura de que conoce las alergias que tiene el paciente y que éstas figuran en la historia clínica en lugar visible.
    • Cuando extiende una receta o hace unas indicaciones o un plan de cuidados por escrito, es conveniente asegurarse de que el paciente pueda leerla y entenderla.
    • Informe sobre el tratamiento farmacológico, cuánto tiempo, qué dosis y con qué frecuencia tiene que tomar el medicamento.
    • Recuerde al paciente la importancia de su responsabilidad en el adecuado cumplimiento del tratamiento para alcanzar buenos resultados.
  5. Incluyen al paciente y los familiares como miembros activos del equipo de atención sanitaria:
    • Les hace partícipes en las decisiones que se tomen respecto a su atención sanitaria. Los pacientes que participan en su atención tienden a obtener mejores resultados.
    • Facilite la información en términos comprensibles y evite que el paciente se quede callado, pregúntele si tiene dudas o preocupaciones.
    • La participación de los familiares debe respetar la confidencialidad prevista en la legislación vigente.
    • Si se indican pruebas analíticas u otros procedimientos diagnósticos, explicar para qué se realizan, si se necesita preparación previa y cuándo estarán los resultados.
  6. Evalúan a los pacientes y previenen los eventos adversos más frecuentes:
    • Úlceras por presión: Son una complicación frecuente en cualquier nivel asistencial y especialmente en la asistencia en personas con problemas de movilidad y pacientes de edad avanzada. Se considera que el 95% de las úlceras se pueden prevenir con el cuidado apropiado, independientemente de donde esté la persona (hospital, domicilio o geriátrico).
    • Las caídas y lesiones asociadas: Son, generalmente, prevenibles si se proporcionan consejos de seguridad y prevención de riesgos y con la colaboración y participación activa de la persona ingresada o su familia.